Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FLAMENCO

El Cabrero, en olor de multitudes

Por aquí, por Andalucía, donde va El Cabrero arrasa. Ni Camarón puede con él en el entusiasmo popular, que ya es decir. Entre copla y copla suya, el público le aplaude en pie, le aclama, le piropea. Cada actuación suya es una apoteosis. En él lo importante no es cómo lo dice, sino lo que dice.El cante es otra cosa. El Cabrero cantó por fandangos más bien vulgares, -aunque con fuerza. Por soleá está mejor, es el palo en el que yo le veo más fuerte. Por cuplés no debiera cantar.

Cantó mejor, por supuesto, Camarón, que es un fuera de serie indiscutible. Repitió la actuación de 48 horas antes en la feria malagueña, pero con mayor jondura aún, con más grandeza. Su taranto fue impresionante, transido de arriba abajo de una pena lacerante; por bulerías y por fandangos estuvo asimismo formidable.

III Festival Flamenco

Cante: Antonio García Gómez, Manolo González, Luis de Córdoba, Camarón de la Isla, El Cabrero, Manuel Mairena, Turronero. Toque: José Oliver, José Luis Postigo, Tomatito. Baile: Familia Fernández. Mijas (Málaga), 10 de agosto.

Cantó mejor también Manuel Mainera los estilos favoritos de su casa: tientos-tangos, soleares, siguiriyas, tonás. En series largas, profundas, llenas de ese empaque y solemnidad que los cantaores importantes saben dar a los grandes estilos. Y cantó mejor Luis de Córdoba, en esa forma suya de hacer tan dulce y melodiosa.

Lo demás del cante no tuvo mucha historia. Dos espléndidas guitarras, la de Postigo y la de Tomatito, acompañaron de maravilla en todo momento. Oliver hizo lo que pudo con los cantaores que le cayeron en suerte. La familia Fernández. tuvo una actuación bastante tópica, por siguiriyas y martinetes y por bulerías, con mucha fuerza y a veces un tanto efectista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de agosto de 1985