Esperanzas de que los dos técnicos de CASA detenidos en Zimbabue queden libres en breve

El director posventas de Construcciones Aeronáticas, SA (CASA), Miguel Carretero, confía en que los dos ingenieros de esa empresa detenidos en Zimbabue tras el asesinato del embajador español, José Luis Blanco Briones, queden en libertad "dentro de un día o dos", según declaró a la agencia Efe a su regreso de ese país.Los dos empleados de CASA, Pedro Mateu y Jesús Martínez, permanecen retenidos en Zimbabue para facilitar las investigaciones que la policía está siguiendo para esclarecer el asesinato del embajador español.

Los dos técnicos de CASA acudieron a Harare para reparar alguno de los aviones que el Gobierno de Zimbabue había comprado a esa empresa, y estuvieron cenando con el embajador pocas horas antes de que fuese asesinado, en la madrugada del pasado lunes.

El director posventas de CASA, Miguel Carretero, insistió ayer en que se trata de una retención, "puesto que no existe cargo alguno contra ellos", y explicó que su empresa le envió a Zimbabue para, en contacto con la embajada de España, facilitar los datos necesarios a fin de esclarecer cuanto antes este asunto. Aunque Carretero subrayó que los dos retenidos "son bien tratados y se encuentran bien", dijo también que a CASA le preocupa mucho esta situación. Y añadió: "Esperamos se resuelva en breve plazo y queden en libertad".

Miguel Carretero recordó que los funcionarios de la Embajada española van a visitar con frecuencia a los dos españoles retenidos en Harare y les llevan comida a la comisaría en la que están retenidos. Miguel Carretero dijo también que carece por completo de informaciones sobre las investigaciones policiales emprendidas para el esclarecimiento del asesinato del embajador.

Los dos españoles se encuentran en una cárcel destinada a presos preventivos, en el centro de Harare. Según fuentes diplomáticas españolas, esta cárcel "deja mucho que desear" y tiene peores condiciones que las dedicadas a presos que están ya cumpliendo condena.

Fuentes diplomáticas españolas aseguraron también ayer que el embajador asesinado sólo cenó, horas antes de su muerte, con los dos técnicos españoles. Estas fuentes descartaron por completo la posibilidad de que otras personas -de nacionalidad de Zimbabue, según afirmaban fuentes de ese país- estuvieran presentes también en esa cena.

En medios diplomáticos españoles se sigue guardando el más completo silencio sobre las posibles causas del asesinato del embajador español, y se califican de "meras especulaciones" las diversas hipótesis lanzadas la pasada semana.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS