Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga de celo policial en el aeropuerto de Barajas provoca retrasos en las horas punta

La huelga de celo convocada por el Sindicato Unificado de Policía (SUP) en el aeropuerto de Madrid-Barajas originó ayer retrasos en la salida de los aviones durante las horas punta. La huelga fue programada por el sindicato mayoritario de la Policía Nacional en protesta por "el incumplimiento de las normas de seguridad en el aeropuerto", y proseguirá hasta el próximo día 30. Coincidiendo con este conflicto, cinco policías, representantes del comité local del SUP, fueron trasladados ayer del aeropuerto a la Brigada Regional de Seguridad Ciudadana. El motivo oficial del traslado se basa en "necesidades de servicio".

La huelga de celo afectó a las salidas y entradas de vuelos internacionales, al formarse colas de pasajeros en los controles de identificación policial, especialmente en la sala número 2, en donde se encuentra la inspección de guardia de la comisaría del aeropuerto. La huelga consiste en la comprobación meticulosa de los documentos nacionales de identidad y pasaportes con los terminales de infórmática de los que dispone la policía en el aeropuerto.Un portavoz de la compañía Iberia indicó que los retrasos habidos fueron de media hora, centrados fundamentalmente en los vuelos transoceánicos. La principal conflictividad se planteó desde las nueve de la mañana hasta la una de la tarde. El vuelo de Iberia con destino Nueva York, que tenía prevista su salida a las 13.40, partió en realidad a las 14.04. Asimismo sufrieron molestias con la tardanza en cumplimentar el papeleo de identificación los pasajeros de los vuelos procedentes de México-Montreal, La Habana y Buenos Aires.

Fuentes del SUP provincial de Madrid contabilizaron los retrasos en la salida de vuelos en hasta dos horas y media, y señalaron que sobre las doce de la mañana se produjeron las mayores colas. En esos momentos, según estas fuentes, el comisario jefe del aeropuerto, Lorenzo Calatayud, ordenó a tres miembros del Cuerpo Superior de Policía que pasasen al control de pasaportes y que sellasen los documentos. Fuentes de la inspección de guardia de la comisaría indicaron, por su parte, que "la normalidad fue la tónica reinante en la jornada de ayer". Las mismas fuentes negaron la existencia de retrasos debidos a la huelga de celo policial.

El comité local del aeropuerto del SUP, que dice contar con 132 afiliados de los 168 miembros de la plantilla, considera que el problema suscitado "está motivado por las deficiencias que existen en materia de seguridad en todos los órdenes, tanto en el control de pasajeros como en el de paquetes". El SUP pide el "cese inmediato del comisario jefe del aeropuerto, Lorenzo Calatayud", por considerarle responsable de esta situación. La actitud del comisario es calificada por el Sindicato Unificado de Policía como "denigrante y vejatoria hacia los policías nacionales" y "más propia de tiempos pasados".

Todos los intentos de conversar ayer con el comisario resultaron infructuosos. A su vez, en la Jefatura Superior de Policía de Madrid se dijo a este periódico que los portavoces autorizados para informar sobre el caso se encontraban ilocalizables.

Fuentes policiales comunicaron que el malestar actual de la plantilla de la Policía Nacional se basa en el "escaso número de policías nacionales en activo que se encuentran operando durante este mes".

De los 168 policías nacionales de la plantilla del aeropuerto, un 30% está de baja por diversos motivos, mientras que otro 30%. disfruta de su turno de vacaciones.

Cinco miembros del comité local del sindicato en el aeropuerto fueron ayer trasladados "por necesidades de servicio", según la explicación oficial. Los cinco representantes sindicales -José Luis Negrillos, secretario de propaganda; Modesto Chaves, secretario de organización; Lorenzo Higueras de relaciones sindicales; Antonio Álvarez, de administración, y Antonio Merino, de prensa- han pasado a depender de la Brigada Regional de Seguridad Ciudadana.

Actitud represiva

Fuentes del Sindicato Unificado de Policía han resaltado la "actitud represiva de la Dirección General de la Policía que se vuelve a manifestar con estos traslados". Estas fuentes denunciaron "el hecho de que la solicitud de mayor control y garantías de seguridad se responda, por parte de quien debiera ser garante de dicha seguridad, con medidas represivas ante los policías nacionales".

El comité provincial de Madrid, reunido ayer, acordó solicitar a "todos los policías nacionales destinados en aeropuertos de España que se sumen a las medidas de presión en solidaridad con los que realizan sus funciones en el de Madrid-Barajas".

El comité provincial del SUP acordó a su vez "mantener la convocatoria de medidas de presión hasta el día 30.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de julio de 1985

Más información

  • Trasladados cinco responsables sindicales a la Brigada Regional