El congreso debate la crisis de Gobierno

Felipe González da a entender que la dimisión de Boyer se debe a causas personales y no políticas

El presidente del Gobierno, Felipe González, dejó entender ayer que la dimisión del ministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, se debió fundamentalmente a razones personales y no políticas: "Puedo asegurar que Boyer no tenía, a mi juicio, ninguna razón para dimitir en relación con el reajuste" dijo el presidente, quien, sin embargo, dejó en suspenso muchos puntos oscuros respecto al desarrollo y la resolución de la crisis de su Gabinete.

González negó que la dimisión de Boyer se debiera a un enfrentamiento con el vicepresidente Alfonso Guerra: "Sería inducir a confusión a la opinión pública decir que ha habido un enfrentamiento Boyer-Guerra, y que la razón de la crisis reside en ese enfrentamiento". Luego, para corroborar la impresión de que fueron motivos personales los que forzaron el imprevisto giro final de la crisis de la pasada semana, González, en una de sus características frases de múltiple sentido, señaló que "ha habido problemas que no son exactamente discrepancias en la acción gubernamental". "No puedo ser más claro de lo que soy", agregó luego el presidente.Ayer mismo, la esposa del ex ministro de Economía, Elena Arnedo, declaraba a la emisora Antena 3 que vive separada de su marido desde hace hace un año; "y no tengo ningún contacto con él", precisó. Afirmó a la emisora que no le gustaba ser entrevistada y añadió: "Teneís una persona que le encanta, hablad con ella que está acostumbrada. A mí me molesta muchísimo y no tengo por qué hablar de nada de esto".

El presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga, resumió el tono de la sesión con una sola frase: "Aquí no se han pronunciado las palabras clave". Pero el propio presidente de AP pareció más interesado en convertir la sesión de la Diputación Permanente más en un debate sobre el estado de la Nación, bis que en un acto limitado a la explicación de la crisis.

Fue el portavoz de Minoría Catalana, Miquel Roca, el único de los representantes de los grupos parlamentarios que planteó al presidente una pregunta "que está en la calle", según dijo él mismo: "Aquí ha habido un enfrentamiento, se dice, entre Guerra y Boyer; primero se dice que ganaba Boyer, luego que Guerra, pero no se ha explicado nada".

Lucha por la vicepresidencia

Felipe González se limitó a responder que "no ha habido" enfrentamiento, y señaló que Ia responsabilidad del área económica la ha llevado Boyer", para, a continuación, pasar a extenderse sobre cuestiones puramente económicas, obviando el tema central.González prefirió no entrar en la polémica sobre la pretendida existencia de una guerra de las vicepresidencias.

Diversas fuentes socialistas desmintieron la afirmación hecha por el presidente en su conferencia de prensa del pasado jueves, en la que aseguró que Boyer no había solicitado una vicepresidencia, aunque más tarde agregó que "algo ha habido" enrelación con exigencias para obtener más poder por parte del ex ministro de Economía.

Las mismas fuentes socialistas admitieron que Guerra "no hubiera consentido" que Boyer obtuviese otra vicepresidencia en el Gobierno, si bien añadieron que el número dos del PSOE y del Ejecutivo tuvo "una participación escasa y tardía" en el desarrollo y solución de la crisis.

En todo caso, este tema fue por completo obviado ayer por el presidente en su comparecencia ante la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados. Tampoco el propio Guerra, que asistía a la sesión con rostro serio y, en ocasiones, algo irritado -como cuando Manuel Fraga hizo una alusión ininteligible, pero sin duda nada benévola, a su persona-, quiso hacer declaraciones al respecto. "No ha habido enfrentamiento", señaló al término de la sesión parlamentaria, "y la crisis es responsabilidad exclusiva del presidente, según dice la Constitución".

Ello no fue obstáculo para que Guerra se despachase sobre otros temas, como su opinión sobre la intervención de Fraga: "Es un caricato" dijo, "así se llaman los que se pasan la vida haciendo chistes, ¿no?". O acerca de la intervención del portavoz centrista, Luis Ortiz: "Cada vez está más cerca de que le den el premio Nobel".

La falta de revelaciones auténticamente novedosas en relación con la gestación de la crisis y, especialmente, con el giro final de la misma, hizo que la sesión de ayer apenas aportase nada sobre lo ya dicho por González en su conferencia de prensa del día 4, cuando presentó a los medios informativos la lista de su Gobierno. Por ello, no resulta extraño que, en el debate de ayer, y a la vista de la parquedad en las explicaciones, fuesen constantes las alusiones a los medios informativos, que han ido mucho más lejos en sus intentos de narrar la secuencia de la crisis.

De hecho, la Prensa se convirtió ayer en la gran protagonista indirecta del debate: "Ésta ha sido una crisis explicada por los medios de comunicación, y no por el presidente", señaló el portavoz de la Minoría Vasca, Marcos Vizcaya, "aunque no sé con qué grado de acierto, dada la escasez de explicaciones oficiales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de julio de 1985.

Lo más visto en...

Top 50