TRIBUNALES

El fiscal pide 17 años de cárcel para el policía nacional que estranguló a su hijo

El ministerio fiscal de la Audiencia Provincial de Granada ha solicitado 17 años de prisión mayor para el policía nacional José María Díaz Justicia, de 28 años de edad, que se confesó autor de la muerte de su hijo Bernardo, de nueve años, ocurrida el día 7 de abril de 1984. Por su parte, la defensa ha solicitado la libre absolución del acusado.La muerte del niño se produjo cuando éste volvía con su padre a casa después de visitar a la madre del pequeño, que se encontraba en el hospital clínico de Granada aquejada de cáncer de matriz. Cuando se encontraba en el polígono de Cartuja, un barrio obrero de Granada, José María se abalanzó sobre el niño y lo estranguló con sus propias manos. Poco después sacó al niño del coche, lo abandonó en un descampado y dejó el vehículo cerrado cerca del lugar, y llamó al 091 para denunciar la desaparición del coche y de su hijo. Sin embargo, al día siguiente, el propio José María se entregó a la policía y se declaró autor de la muerte del pequeño.

José María Díaz Justicia es natural de la localidad jiennense de Huelma, si bien actualmente reside en Granada, donde prestaba servicio. Estuvo destinado siete años en el País Vasco, aunque esta circunstancia no fue utilizada en el juicio por la defensa, que sí hizo hincapié, sin embargo, en que su defendido posee una personalidad predepresiva por la que en un momento determinado puede tener reacciones agresivas.

El abogado defensor, que basó sus afirmaciones en un informe pericial psiquiátrico efectuado a José María Díaz, afirmó que su defendido actuó en un momento de ofuscación en el que había perdido la consciencia, y añadió que en ningún momento actuó con ánimo de causar la muerte del niño, sino de reprenderle, por lo que entendió que se trataba de un caso de imprudencia que condujo al parricidío, con la eximente total de enajenación mental transitoria.

El ministerio fiscal, aunque reconoció que José María Díaz había sufrido enajenación mental en el momento de la agresión y que actuó condicionado por un circunstancias personales y familiares, mantuvo que había actuado sabiendo lo que hacía.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS