Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mañana se abre el plazo para poder ser funcionario en la Comisión Europea

LUIS F. FIDALGO Mañana y el lunes se publicarán en una veintena de periódicos españoles los anuncios en los que, por primera vez, se convoca a participar en los concursos para cubrir una parte de las plazas de funcionarios que corresponderán a nuestro país en la Comisión Europea. Los impresos, que podrán obtenerse tanto en la propia CEE (Bruselas y Luxemburgo), como en la oficina de Madrid de la Comisión Europea, tienen que ser cumplimentados por los candidatos y enviados a Bruselas antes del próximo 31 de julio.

Esta primera convocatoria sólo va destinada a los denominados grados de base de nivel A (A5, A6 y A7), que es la categoría superior en rango; a los de nivel B (B4 y B5), asistentes de los anteriores; nivel C (C4 y C5) -secretarias, mecanógrafos y oficiales-, así como para los traductores, englobados en las siglas LA (LA6 y LA7). El Diario Oficial de las Comunidades Europeas publicó estas convocatorias en su edición del pasado día 14 de este mes.Por el momento, todavía no se han convocado concursos para cubrir las plazas de los A3, A4 y A5, que exigen una mayor cualificación y experiencia profesional, como consecuencia de la falta de solución al contencioso planteado el Gobierno español con los organismos comunitarios sobre esta cuestión.

El Parlamento Europeo, que debía votar en su sesión plenaria del pasado día 13 el informe elaborado en su comisión jurídica que apoyaba las tesis españolas referentes a la selección de funcionarios, pospuso esta votación, hasta que se concrete el reglamento de jubilaciones anticipadas que debe elaborar la CEE. Éste permitirá delimitar el número de puestos que quedarán disponibles para los funcionarios españoles y portugueses. La falta de presupuesto de la CEE no permite incrementar el número de eurofuncionarios, con lo que la llegada de españoles y portugueses obliga, necesariamente, a buscar un hueco entre los que ya existen.

Asimismo, aún debe establecerse el reglamento derogatorio que fijará las condiciones y pruebas que se les exigirán a los candidatos españoles que concursen para cubrir los puestos de las categorías A3, A4 y A5. En anteriores ampliaciones, este tipo de funcionarios eran elegidos simplemente en un concurso de méritos -con lo que estuvieron de acuerdo inicialmente el Gobierno español y la propia Comisión Europea- Sin embargo, en un momento posterior, la Comisión de Bruselas decidió romper este acuerdo y exigir, además, exámenes y pruebas complementarias, a lo que se opusieron los negociadores españoles. Es ahí donde residen las divergencias, que continúan en la actualidad.

Listas de reserva

Según informó ayer en Madrid Maria Pia Filippone, funcionaria de la Comisión Europea encargada del reclutamiento de funcionarios españoles y portugueses, los concursos que ahora se convocan tienen como objetivo cubrir las denominadas listas de reserva, en las que quedarán incluidos los candidatos que aprueben la selección inicial. Ésta se celebrará en España, para evitar desplazamientos y abaratar costes, ante tribunales integrados exclusivamente por funcionarios comunitarios.

A partir de estas listas de reserva se irán cubriendo las plazas que corresponden a nuestro país en el momento en que exista necesidad de ello. Filippone aclaró que el hecho de haber aprobado los exámenes no implica tener, inmediatamente, puesto asegurado en la Comisión. Éste queda supeditado a que exista hueco en este organismo de Bruselas. Estas listas en las que quedan incluidos los aprobados suelen tener una validez que oscila entre un año y medio y dos años.

Según el calendario que se maneja en la Comisión Europea, los exámenes -sui generis, puesto que no existe temario- para cubrir los puestos que salen ahora a concurso se celebrarán entre agosto y septiembre, confiándose en que a mediados de ese mes comiencen a enviarse las contestaciones a los concursantes. Estos tendrán un plazo de 20 días para presentar recursos. Siempre según este calendario, en enero del próximo año deberían estar elaboradas las citadas listas de reserva, que servirán para cubrir los puestos de funcionarios que corresponderán a España en las categorías anunciadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de junio de 1985