Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Sinfónica de Londres inaugura el 34º Festival de Música de Granada

La Orquesta Sinfónica de Londres, dirigida por Lorin Maazel, inauguró ayer, en el palacio de Carlos V, la 34ª edición del Festival Internacional de Música y Danza de Granada. El conjunto musical interpretó la Sinfonía número 40, de Mozart, y la Quinta de Chaikovski. Al concierto asistieron el ministro de Cultura, Javier Solana, y el consejero andaluz de Cultura, Javier Torres Vela. Ambos, junto al alcalde de Granada, Antonio Jara, componen el comité asesor del nuevo patronato que desde este año dirige el único festival del Estado español completamente subvencionado con fondos oficiales. El certamen costará unos 137 millones de pesetas.

Hasta el próximo 20 de julio, fecha en que finaliza el festival, se registrará un total de 53 actuaciones, de las cuales 33 son de abono y el resto gratuitas. Intervienen siete orquestas, ocho solistas y dos grupos de ballet, además de varios dúos. Dentro del apartado de música popular, habrá tres ciclos, dedicados respectivamente a la música coral, a la de órgano y al folclor. Paralelamente, del 7 al 20 de julio se celebrará el curso anual de Falla sobre tres materias definidas: musicología, técnicas musicales del siglo XX e instrumentación.El director del festival granadino, Antonio Martín Moreno, ha efectuado, en su primer año de mandato, importantes innovaciones en un programa que ha permanecido prácticamente invariable desde su fundación. Además de alargar su duración, ha puesto especial empeño en rescatar partituras españolas desconocidas y en integrar, junto a los grandes conjuntos internacionales, muestras de música popular, con un especial protagonismo de la andaluza. Hasta este año la programación se hacía en Madrid y apenas existía colaboración de la Administración local, y ninguna de la autonómica.

Pese a que algunos círculos conservadores de la ciudad no han visto con buenos ojos los cambios realizados en esta edición, en general el programa ha sido muy bien acogido. La idea de poner al frente de un festival estatal a una persona desvinculada políticamente ha sido la principal labor emprendida para asegurar la profesionalización frente a cualquier dirigismo. El propio ministro de Cultura dijo que las innovaciones han mejorado profundamente al festival, al que calificó como "el más importante de España". Uno de los pocos problemas planteados ha sido la suspensión de los estrenos previstos por el Ballet Nacional, que dirige María de Ávila.

Opera e innovaciones

Una de las carencias más importantes a lo largo de la historia del certamen ha sido la ópera. Para suplir esta deficiencia, Martín Moreno ha incorporado un buen número de conciertos con la presencia de la voz humana. "El principal problema respecto a la ópera", explica el director del festival, "es que Granada no cuenta con la infraestructura necesaria".En la edición de este año se van a montar dos óperas menores de autores españoles del siglo XVII. Se trata de La guerra de los gigantes, de Sebastián. Durón, y Los elementos, de Antonio de Literes. En versión de concierto se interpretarán Fidelio, de Beethoven, por la Orquesta Sinfónica y Coro de Radiotelevisión Española, y Orfeo y Eurídice, por la Orquesta y Coros Nacionales. Porsu parte, Alfredo Kraus y Renata Scoto intepretarán fragmentos de óperas, en su mayoría de compositores italianos. Como solistas actuarán la cantante norteamericana Jessye Norman y Elena Obratzova.

Para Martín Moreno el riesgo de innovar un festival con tanta tradición como el de Granada ha sido menor gracias a la combinación de distintas parcelas musicales: "Lo internacional del festival, con la presencia de las grandes figuras, es evidente en el programa. La recuperación de intérpretes españoles también la hemos acometido, pero quizá la parte que más me atrae de todas, aunque puede ser la menos llamativa, es la vinculación del festival, con las músicas española y andaluza a través de la recuperación de obras y de su incidencia en la música contemporánea de nuestro país. De hecho, el curso anual de Falla se ha programado recogiendo estas ideas generales".

Para la interpretación de música española del barroco el festival cuenta con su propia orquesta de cámara. Durante su formación se ha hecho sentir la falta de solistas españoles.

El conjunto musical, creado sólo para la ocasión y que desaparecerá una vez concluido el festival, lo componen músicos mayoritariamente extranjeros. En el propio conservatorio de Granada, donde es profesor Martín Moreno, no existen enseñantes especialistas en varios instrumentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de junio de 1985