Adelaida García Morales

La autora del relato 'El Sur' rompe su aislamiento al publicar el soporte literario de la película de Víctor Erice

La publicación de la novela corta El Sur y el reciente pase por TVE de la película del mismo título de Víctor Erice han obligado a Adelaida García Morales a salir de su aislamiento de escritora para incorporarse a la última narrativa y explicar todos los finales de su obra El Sur. Autora de poemas, relatos y dos novelas inéditas, su presencia el domingo en la Feria del Libro de Madrid le ha provocado trastornos biológicos a su carácter retraído y tímido, lo que acentúa su malestar de la ciudad y el regreso a La Alpujarra.

La escritura es un hecho cotidiano en Adelaida García Morales a partir de los 10 años de su nacimiento en Badajoz. Tiene ahora 39 años, y su primer libro publicado, que incluye las novelas cortas El Sur y Bene. Ello le ha producido un considerable cambio al pasar de destinatario su literatura: de un grupo de amigos a lectores sin nombre. Para una persona que quiere "habitar en ese espacio de la literatura, vivir en la escritura", la exposición pública le produce insomnio.Adelaida García Morales-tiene algunos elementos de la niña Adriana / Estrella del relato y la película. De pequeña se trasladóa vivir al Sur, en,Sevilla, pero la imagen común es el aislamiento, "vivir desde muy pequeña en una gran incomunicación, y de esta, forma, ante la imposibilidad de la palabra hablada, se incorporó la literatura a mi vida, hasta hacerse imprescindible; me sorprende que la gente pueda vivir sin escribir, aunque a veces pienso lo bien que estaría si no escribiera".

Escribe poemas, diarios, relatos y dos novelas inéditas: El silencio de la sirena, que ahora reescribe, y Archipiélago, finalista del Premio Sésamo 1981.

Reconoce que llega a la difusión literaria a través de un apoyo extraliterario, como es la película de Víctor Erice basada en su novela corta El Sur, lo que produce un sentimiento de tristeza sobre la situación de los escritores noveles. También ha visto El Sur. "La película me emociona, me gusta mucho en realidad, pero la veo como algo independiente que completa el relato. Me lleva más a una contemplación de lo inmediato, al margen del argumento; es una contemplación como de zen. La película es bastante más dulce que el relato, más amargo y desesperado, con otra atmósfera de autodestrucción a nivel de detalles".

Ella misma ha metido su autobiografía en 15 líneas de la solapa de su libro. Es licenciada en Filosofía, estudió guión en la Escuela de Cinematografía de Madrid, ha sido profesora de instituto y traductora en Argel. Estas actividades esporádicas comenzaron a los 20 años, como modelo de prêt-à-porter, aunque no podía llevar alta costura al faltarle los cinco centímetros necesarios para alcanzar 1,70 de estatura. También intervino en algunos cortometrajes y estuvo un año con el grupo teatral Esperpento, de Sevilla. La nota no dice que tiene dos hijos: Galo, de 16 años, de su primer matrimonio, y Pablo, de dos años y medio, del cineasta Víctor Erice, a quien conoció en Madrid en 1972 y con quien asegura tener muchas afinidades "en carácter y manías".

La necesidad de retirarse a una experiencia más interior y de aislamiento se concretó con su estañéia de cinco años en La Alpujarra, en Capileira, donde fechó El Sur en 1981. Eligió deliberadamente este lugar y fue "como si encontrara el exterior de mi interior".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción