El comité de empresa acusa a la constructora Lasa por la muerte de un trabajador

La caída de un cabrestante -torno de eje vertical- con un peso aproximado de entre 70 y 80 kilos, desde la sexta planta de un edificio en construcción situado en la esquina de las calles Bolivia y Cochabamba, cerca de la plaza de la República Argentina, causó el lunes 13 de mayo la muerte del trabajador de la construcción Diego Martínez Vallejo, de 57 años de edad, casado y con cuatro hijos, que resultó golpeado por la máquina, informan fuentes de Comisiones Obreras. El comité de empresa de la constructora, Donato Lasa, ha señalado que el cabrestante estaba simplemente depositado en el suelo de la sexta planta, sin sujección de ningún tipo, por lo que, estiman, puede existir negligencia de los encargados de la obra.Asimismo, el comité ha resaltado la inexistencia de marquesinas o redes de protección en las plantas bajas, que habrían impedido que se produjera el accidente. Según los datos recogidos por el comité, ha sido a raíz del accidente cuando se han instalado barandillas y otras medidas de protección en los huecos de la obra.

El suceso ocurrió a las tres de la tarde del lunes. Diego Martínez estaba subido en la caja de un camión aparcado frente a la obra, y se ocupaba en subir material de construcción a las plantas superiores con ayuda de una grúa situada en la planta cuarta, manejada por un trabajador. En un momento dado un cable de la obra arrastró al vacío el cabrestante situado en la sexta planta, que estaba en el borde, con uno de sus brazos sobresaliendo y sin sujección al suelo, por lo que la caída se produjo con relativa facilidad.

El comité avisó a la Inspección de Trabajo. Según la representación laboral, el inspector enviado señaló que el cabrestante golpeó al trabajador con un impacto, por efecto de la aceleración, de unos 6.000 kilos, por lo que la muerte fue instantánea. Fuentes de la empresa constructora manifestaron ayer que "el edificio tiene todas las medidas de protección exigidas por la ley. El cabestrante no tenía ninguna sujeción porque estaba siendo instalado en el momento de ocurrir el accidente".

Dado que el fallecido se encontraba, aunque en el camión, en plena vía pública, el comité de empresa señaló que el peligro de la obra también afecta a los transeúntes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 20 de mayo de 1985.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50