Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MONTAÑISMO

Muere un miembro de la cordada navarra en la ascensión del Everest

El montañero Juan José Navarro Aguirre, de 36 años, casado y padre de dos hijos, murió al sufrir una caída de más de 300 metros cuando, junto con otros tres alpinistas navarros, intentaba el ascenso al Everest por la vertiente del Tíbet, en la República Popular China. El accidente, según la Embajada de España en Pekín, se produjo el domingo, a 7.500 metros de altitud, cuando ascendían a la cumbre más alta del mundo (8.848 metros) sin oxígeno.

Uno de los compañeros de Juanjo Navarro -cuyo cadáver permanecerá, en principio, en el lugar del accidente-, Antxon Zamarbide, de 26 años, resultó con esguince en la muñeca. El accidente, al parecer, se produjo cuando Juanjo Navarro y Antxon Zamarbide resbalaron cuando se encontraban en una de las aristas del Everest, a 7.500 metros de altitud, situada en la ruta noroeste, la misma que utilizó en su fracasado intento la expedición catalana al techo del mundo en 1983. Como consecuencia de la caída, de unos 300 metros, Juanjo Navarro falleció en el acto.Los dos restantes miembros de la expedición navarra al Everest, Mari Ábrego y José Manuel Casimiro, que acudieron inmediatamente a auxiliar a sus dos compañeros y que posteriormente recibieron la ayuda de una expedición británica que intenta también el ascenso al Everest, se encuentran en perfectas condiciones físicas.

No obstante, ambos intentarán ascender hasta el campamento base avanzado, situado a 7.000 metros, para recuperar el material que han dejado abandonado y posteriormente emprender el regreso sin intentar otra vez el ascenso al Everest, según se informó ayer en una conferencia de prensa.

Sin embargo, montañeros navarros no descartaban ayer la posibilidad de que los dos expedicionarios intenten el ataque a la cumbre al tiempo que ascienden a 7.000 metros de altura para recuperar este material. Avala esta posibilidad el hecho de que el propio Mari Ábrego, en conversación telefónica mantenida en la mañana de ayer desde Lhasa (capital del Tibet) con su esposa, no haya aclarado si renunciaban a la conquista de la cima.

Gregorio Áriz dijo desconocer si el cadáver del montañero navarro será trasladado a Pamplona, si bien puntualizó que "lo más probable es que se quede donde

está, porque rescatar a una persona a 7.500 metros de altura es una cuestión muy dificil y sería poner en peligro a otras personas. Creo que la recuperación dei cuerpo es imposible, y pienso que no conduce a nada".

La expedición navarra al Everest partió de Pamplona el pasado 28 de febrero. El planteamiento técnico de esta expedición se consideraba como de vanguardia del alpinismo. Sin ayuda de elementos extraños, como porteadores de altura y oxígeno artificial, los cuatro montañeros navarros tenían previsto intentar la conquista del Everest, en cuya cima pretendían dejar una piedra de la cumbre del Dhaulagiri, el primer ocho mil alcanzado en 1979 por montañeros navarros.

Mari Ábrego, de 40 años -tiene en su haber ascensiones como el Makalu, de 8.465 metros; el Dhaulagiri, de 8.172, y el Jannu, de 7.710-; José Manuel Casimiro, de 26 años -entre sus principales ascensiones se encuentra también el Jannu-; Juanjo Navarro, de 36 años -Aconcagua y Cervino-, y Antxon Zamarbide, de 26 años -Montblanc y el Mera Peak, entre otros-, son los cuatro montañeros que partieron de Pamplona con intención de alcanzar el Everest.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de mayo de 1985