Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía disuelve a los manifestantes contra una reunión de veteranos de las SS en la RFA

La policía empleó mangueras de agua y gases lacrimógenos contra unos 400 manifestantes que ayer, en el pueblo de Nesselwang, en los Alpes de Baviera (República Federal de Alemania), lanzaron piedras, huevos y botellas contra el hotel donde se celebraba una reunión de veteranos de varias divisiones de las SS hitlerianas.

A primera hora de la tarde de ayer se habían producido ya 25 detenciones de manifestantes y ocho personas habían resultado heridas. Nesselwang, de 3.000 habitantes, fue escenario durante toda la semana de varios encuentros privados de veteranos de las divisiones SS, El Reich, Escolta de Hitler, La Calavera y Juventudes Hitlerianas. Contra estas reuniones, que, con las de esta semana, se celebran ya desde hace 18 años en diferentes puntos de la República Federal de Alemania, protestan en vano los sindicatos, los socialdemócratas (SPD) y diferentes organizaciones progresistas.Este año, tras las discusiones con motivo de la visita al cementerio de Bitburg del presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, las reuniones de los antiguos SS han atraído la atención de la opinión pública. Ayer se congregaron en NesseIwang unas 5.000 personas para asistir a un mitin organizado por los sindicatos de la RFA. Entre los manifestantes llegaron unos 200 enmascarados armados con palos de béisbol y utensilios arrojadizos. Los SS estaban reunidos en un hotel de la estación invernal bávara, propiedad de un antiguo camarada, Rolf Buchheister, que hasta hace días estaba afiliado al partido de la unión socialcristiana bávara (CSU).

La llegada de los SS el viernes fue ya saludada con gritos de "asesinos". Los manifestantes mostraban monturas de gafas rotas para simbolizar lo que en los campos de exterminio había quedado de los judíos ejecutados. Uno de los 400 veteranos SS asistentes a la reunión respondió ante las injurias que le lanzaban con la frase: "Contra los soldados se lucha, pero a las chinches se las aplasta". Para la policía la situación era delicada. Los manifestantes coreaban la frase: "Deutsche polizisten helfen den faschisten" ("policías alemanes ayudan a los fascistas").

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de mayo de 1985