Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

El 65% de la población mauritana tiene que ser socorrido para no paarecer

Alrededor de 1.090.000 personas de una población total de 1.700.000 deberán ser socorridas en 1985 por el Gobierno mauritano para no perecer. Los refugiados han acudido por millares a las dos ciudades principales del, país Nuakchot y Nuadhibú, cuyos suburbios comienzan a adquirir aíres semejantes a los descritos en el Decamerón. Sidya O. Bah, alto comisario para la Seguridad Alimentaria de Mauritania, explica la situación para EL PAIS.Pregunta. ¿Cuál es el impacto de la sequía en Mauritania?

Respuesta. La población de Mauritania es de 1.700.000, habitantes. De éstos, 1.090.000 están actualnente amenazados de hambre y malnutrición. El Gobierno mauritano se ha comprometido a alimentar a esos 1.090.000 hasta finales de año, porque de lo contrario corren el riesgo de perecer y de contraer para siempre un sinfín de enfermedades.

MÁS INFORMACIÓN

P. ¿Qué se hace para combatir esa situación?

R. Acabamos de tomar una medida sin precedentes: hemos aumentado el precio de los cereales en más de un 50% y hemos atribuido una ayuda de urgencia a la producción nacional de cereales. Nuestras necesidades en cereales para 1985 se elevan a 280.000 toneladas, sobre la base de 75 kilos de cereales por habitante y año. Nuestra producción será solamente de 20.000 toneladas, así que ya ve el déficit.

Además, el Gobierno subvenciona la leche y ha organizado 65 puestos en todo el país para la venta de cereales, para evitar la especulación. Antes de la sequía se producían 100.000 toneladas de cereales, pero en 1972 la población era menos numerosa que hoy, y llegamos incluso a exportar. Además existían el ganado y otros productos para completar la alimentación.

También se ha apelado a la solidaridad nacional: todos damos una parte de nuestro salario, funcionarios, comerciantes y empleados. Hemos logrado irrigar un millar de hectáreas, pero la hectárea Aquí produce sólo tres o cuatro toneladas de cereales.

P. ¿Por qué un Comisariado para la Seguridad Alimentaria?

R. Porque el problema de la alimentación, antes de la sequía iniciada en 1972, no se planteó nunca, y Mauritania tenía que comer. Teníamos una ganadería suficiente para cubrir las necesidades de la población. Se comía bien y mucho. En algunas regiones, como el Este, se consumían hasta 83 kilos de carne al año; en Nema, 60 kilos. La persistencia de la sequía llevó en 1982 a la creación del Comisariado para la Seguridad Alimentaria, con el cometido de distribuir las ayudas.

P. Se ha producido un notable éxodo hacia Nuakchot y Nuadhibú, ¿cómo se les reintegrará al circuito productivo?

R. Mauritania es un país sahelo-sahariano. El Sahel es la zona

El 65% de la población mauritana tiene que seer socorrido para no perecer

donde pueden existir pastos, que exigen menos agua que los cereales. Pero cuando no hay pastos ni cereales, se origina una situación muy grave, y las poblacioens, agricultores y pastores nómadas, emigran. Se trata de poblaciones completamente arruinadas, para las cuales pedimos la ayuda internacional, y estamos dispuestos a autorizar que los donantes ejerzan toda la vigilancia que crean necesaria para controlar el destino de las ayudas.Todavía quedan algunos islotes de pastoreo, cerca de Nema y Akjujt, pero la mayoría de los nómadas se ha marchado. A no ser que encontremos petróleo, será necesario un enorme esfuerzo para volver a reintegrar a los nómadas. No se les puede convertir a todos en pescadores, por ejemplo. Es inconcebible que un país de 1.030.000 kilómetros cuadrados, con extensas costas, importe proteínas de origen animal, pero así es.

El Gobierno se esfuerza por desarrollar la pesca, pero el pescado se encuentra un poco lejos, porque no toda la población se encuentra en Nuakchot o Nuadhibú. Sin embargo, ha tenido lugar un considerable desarrollo del consumo de pescado, pero es un hecho que el pescado no forma parte de los hábitos culinarios mauritanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de mayo de 1985

Más información