Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATÁSTROFE EN LAS AFUERAS DE MADRID

Angustia de un atrapado entre los escombros

Ángel Luis Notario Manzano, de 40 años, que quedó atrapado entre los escombros junto a su esposa, Sara Urgel, y sus dos hijos de 9 y 11 años, en el restaurante El Descanso, manifestó ayer que logró ser rescatado gracias a que pudo sacar una mano de entre el montón de ladrillos y piedras que lo aprisionaban y agarrar a una de las personas que colaboraba en las tareas de rescate. Notario respiró cuando escuchó decir a la persona que tenía asida fuertemente: "Aquí hay alguien".Notario, que esperaba vez para cenar escuchó "una enorme explosión. Después se hizo un silencio brutal que se rompió con los gritos de dolor", dice. "Quedé atrapado entre los escombros y sólo escuchaba la voz de los niños que gritaban llamándose el uno al otro. Mi esposa no sé dónde estaba porque no la oía gemir. Traté de calmarme y de contener la respiración al máximo para que no se me agotara el aire".

Ya en el exterior pudo ver a su esposa, que se encontraba prácticamente desnuda. Escuchó a uno de los muchachos de la Cruz Roja decir que había que trasladarla urgentemente. Tenía hundido el cráneo. Los dos niños ya habían sido trasladados al Hospital Provincial.

Notario, que está internado en el Hospital Ramón y Cajal, sufre fractura de menisco y diversas contusiones por todo el cuerpo. En las piernas tiene restos de metralla y fragmentos de ladrillos. Notario manifestó ayer que se consideraba un hombre con suerte "porque puedo contarlo". Sólo espera ahora que se recupere su esposa y poderse reunir con los niños.

"¡Santo cielo! qué pasará por sus cabezas en estos momentos después de todo lo que ha pasado", manifestó roto por las lágrimas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de abril de 1985