Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director del control de Paracuellos reconoce en el Senado que la tecnología del centro está obsoleta

Victoriano Martín, director del Centro de Control de Navegación Aérea de Madrid -situado en la localidad de Paracuellos de Jarama-, reconoció ayer en su comparecencia ante la Comisión de investigación de aeropuertos del Senado que la tecnología del centro está "obsoleta" y que existen "puntos débiles" en el espacio aéreo de Madrid. Martín indicó que en lo que va de año han estado a punto de producirse hasta nueve colisiones de aviones en el espacio aéreo de Madrid, cinco de ellas imputables al propio centro de control de Paracuellos, y los restantes, a fallos de pilotos.

Victoriano Martín, acompañado de Juan Manuel Manzano, jefe de mantenimiento del centro de control de Paracuellos, compareció ayer ante la Comisión de investigación de aeropuertos a propuesta del senador del Grupo Popular Castor Alonso Bar. Martín reconoció, a pregunta del senador nacionalista vasco Francisco Pozueta Mate, que la tecnología del centro se encuentra "obsoleta", aunque aseguró que esto no afecta en grado alguno a la seguridad del área de aproximación a Madrid.El director del centro de control de Paracuellos añadió que la seguridad del espacio aéreo está garantizada por "los sistemas redundantes de que goza el centro". Tales sistemas, "formados por cadenas de sistemas dobles", fueron diseñados por la agencia europea de seguridad Eurocontrol, según informó Martín, para precisar que la tecnología es en gran medida de la compañía Thompson. "La fiabilidad de los equipos es comparable a cualquier sistema de Europa o América del Norte".

El director de Paracuellos admitió que existen "puntos débiles" en el espacio aéreo de Madrid, que comprende más de la región central de la Península. Uno de ellos se encuentra en los radar secundarios del centro de Paracuellos, que no pueden impedir ecos falsos -creados por la superficie terrestre y por las nubes- y reflejos de doble vuelta -que impide precisar la posición exacta de las aeronaves-, agregó Martín, que señaló que los ordenadores de Madrid son de una generación previa a los del Centro de Control de Navegación Aérea de Barcelona y al Centro de Control de Sevilla, en donde no se producen, estos defectos.

Perfectamente entrenados

Ésta fue una de las denuncias de la Asociación Confederal Española de Controladores Aéreos (ACECA) sobre la "inseguridad" aérea. Victoriano Martín matizó que "los controladores están perfectamente entrenados para dictaminar si lo que aparece en la pantalla del videoterminal es un eco falso o una aeronave".

Otro de los puntos débiles señalados por el director del centro de Paracuellos "reside en las pantallas Thompson, (que están dirigidas por un ordenador único que, si fallase, podría causar problemas". Martín señaló también que existen problemas con la disposición perpendicular de las pistas 19 del aeropuerto de Madrid-Barajas y 23 de la base de utilización hispano-norteamericana de Torrejón de Ardoz (Madrid). "No obstante, este tema está solucionado al no admitirse desde el centro de Paracuellos que se despegue a la vez de ambas pistas", dijo Martín.

Por último, el director del centro de Paracuellos se refirió a los fallos producidos por el robo de cables telefónicos. Añadió Martín que estos robos han impedido en alguna ocasión la transmisión de datos con las estaciones de control remotas. Señaló como ejemplo los 25 minutos que el centro de Paracuellos se encontró incomunicado con la torre de control de Santiago de Compostela (La Coruña). "En lo que va de año han existido nueve airmisses [cuasicolisiones de aviones] en el espacio aéreo central", dijo Victoriano Martín, "de los que tan sólo cinco son imputables al centro de control de Paracuellos, y los restantes son responsabilidad de los pilotos".

No obstante, precisó que se ha rebajado el número de cuasicolisiones, y señaló los años 1983 y 1984 como los más destacados en estos hechos. "Desde enero a noviembre del año pasado hubo un promedio de cinco o seis airmisses al mes", añadió Martín. "El descenso actual se explica por el mayor número de controladores del centro y por una nueva sectorización del espacio aéreo central", agregó.

Martín reveló a continuación al acuerdo alcanzado entre la Dirección General de Aviación Civil y el Ejército del Aire por el que se construirán 20 sistemas de radar tridimensional -que impide los ecos y reflejos- "de máxima fabricación nacional". El acuerdo se encuentra pendiente: de la ratificación a nivel ministerial entre Transportes y Defensa, agregó Martín.

Con voluntariedad

También compareció ante la comisión investigadora José Luis de la Calle, presidente de la Asociación Regional Centro de Controladores Aéreos (ARCCA) y miembro de la junta directiva de la ACECA. De la Calle matizó sus declaraciones anteriores sobre la "inseguridad" del espacio aéreo de Madrid. El presidente de ARCCA señaló que "los controladores están en posición de garantizar la seguridad aérea", lo que ocurre "es que la falta de medios que existe se suple con voluntariedad". "No existe peligro, existe riesgo potencia¡", agregó.

"Los controladores, muy sensibilizados con los últimos accidentes aéreos, han decidido no aceptar que los instrumentos técnicos tengan fallos", añadió el presidente de ARCCA, que precisó que "los controladores no podemos aceptar la responsabilidad de los fallos técnicos".

De la Calle solicitó de la Comisión de investigación la mediación en las negociaciones entre el colectivo de controladores y el Ministerio de Transportes, "para no llegar a soluciones extremas", lo que fue aprobado por la comisión. El presidente de ARCCA indicó que existió en la base de la asociación una intención de realizar una huelga salvaje.

Por último, los representantes de asociaciones de pilotos y líneas aéreas británicas rechazaron ayer, informa Efe, las acusaciones de falta de seguridad en los aeropuertos españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de abril de 1985

Más información

  • En tres meses han estado a punto de producirse nueve colisiones de aviones en el espacio aéreo de Madrid