EDUCACIÓN

Se acentúa la división entre radicales y moderados en el movimiento universitario

Comienza hoy la semana de movilizaciones en las principales universidades españolas por la plataforma reivindicativa propuesta por el llamado sector radical, que culminará el próximo día 14 con huelgas y manifestaciones en numerosos distritos universitarios. Sin embargo, el primer encuentro estatal de representantes de estudiantes universitarios, pertenecientes al sector moderado, celebrado durante este fin de semana en la localidad cacereña de Jarandilla, finalizó sin posiciones concretas en los dos temas básicos de la convocatoria: la creación de una coordinadora y la toma de postura ante la huelga del día 14.

La presencia en Jarandilla de sólo once delegaciones de otras tantas universidades, nueve de las cuales no habían suscrito la plataforma reivindicativa de Barcelona, informa Pedro Jara desde Cáceres, condicionó el desarrollo de este encuentro como paso previo para la próxima reunión de Sevilla en la que podría consumarse la división del movimiento estudiantil.El apoyo o no a la próxima jornada de huelga que se realiza en reivindicación de una universidad pública y gratuita, por la congelación de las tasas académicas, aumento de los presupuestos universitarios y reducción de los gastos militares, contra la selectividad y el numerus clausus, por una política justa de becas y contra la ley de Reforma Universitaria, se acordó dejarlo abierto a la decisión que adopte cada universidad.

Se suscribió una plataforma mínima que contempla la congelación inmediata de las tasas, elevación tanto del número de becas como de su cuantía, incremento de las inversiones públicas en las universidades para permitir el acceso de todos a una enseñanza superior y el no a la selectividad y al numerus clausus.

Uno de los puntos más polémicos del debate giró en torno al tema militar, no incorporando a la plataforma mínima la petición de "reducción del gasto militar". Tampoco se admitió una propuesta de comunicado contra la política armamentista de los dos bloques: "hay que ir a lo común y no a lo que nos va a desunir", manifestó el portavoz de la politécnica de Madrid, José Fernández. "Algunas universidades no asumen temas extrauniversitarios porque quedan muchos problemas académicos por resolver. No se puede soltar frases al aire cuando entrañan una problemática política muy seria".

Sobre la convocatoria de huelga del día 14, algunos delegados recordaron, por la terminología que se utiliza en los comunicados, el movimiento a la italiana habido hace diez años "cuando se pedía todo y ahora, rechazando cualquier negociación". "En Barcelona", añadieron, "un sector iba en ese sentido y nosotros pensamos que no son esos los caminos correctos, por lo que intentamos, a nuestro modo de ver, seguir una línea más sensata".

La creación de una coordinadora estatal, que en principio aparecía como el punto fundamental de este encuentro, se limitó finalmente a una simple "propuesta de modelo de coordinación entre las universidades del Estado", esbozando su estructura formal pero postergando la dotación de contenido a la reunión de Sevilla.

A los firmantes de la plataforma de Barcelona nunca se les aludió como radicales, denominándoseles "los otros", "ellos" "los no presentes", al tiempo que los asistentes a esta reunión de Jarandilla rechazaban el término de moderados que se les aplica.

La cita de Sevilla fijará o no la creación de la coordinadora que caso de no ser aceptada mayoritariamente, podría ser asumida por las pequeñas universidades " conscientes de que no se pueden dejar arrastrar por las grandes, lo que les llevaría a perder autonomía conseguida".

Prácticamente todos los asistentes a este encuentro estaban de acuerdo en que el mismo se había planteado como "un esfuerzo por limar asperezas", dado que "en los dos bandos hay gente que se puede sentar a dialogar", si bien algunos de los delegados, como Alejo Fernández, que representaba a un sector de la Complutense y asistía en calidad de observador, manifestó a este periódico que "el movimiento estudiantil puede quemarse si sigue con comunicados como el de Barcelona".

Asistieron delegados de las universidades de Extremadura, Alcalá de Henares, Politécnica de Madrid, Asturias, Santander, Alicante, Baleares, Málaga y UNED, que representan, junto a las universidades no presentes pero que las apoyan, al 30%'del alumnado del estado, según los organizadores. Un sector de la Complutense y la universidad de Salamanca acudieron como observadores.

Manifestaciones

Las universidades que apoyan la movilización son las de Cataluña, Madrid (Complutense y Autónoma), Andalucía, Galicia y País Vasco. Entre las acciones previstas en Cataluña figuran las manifestaciones de Barcelona y Gerona para el día 14. En la primera ciudad la manifestación se realizará a las 7 de la tarde y partirá de la plaza de la Universidad y concluirá en la Plaza de Sant Jaume, ante el Palau de la Generalitat. En Gerona, la manifestación comenzará una hora antes, a las 6 de la tarde, y saldrá del final de la Rambla de la Llibertad para concluir ante los Servicios Territoriales del Departamento de Enseñanza de la Generalitat.Además de estas manifestaciones, los estudiantes de la universidad Autónoma de Barcelona (UAB) protagonizarán esta semana una protesta contra los precios de los transportes públicos. La UAB se encuentra en Bellaterra, a unos 15 kilómetros del núcleo urbano de Barcelona y los estudiantes protestan por el precio de los transportes de RENFE y de Ferrocarriles Catalanes de la Generalitat. La protesta consistirá en no pagar los billetes el día de hoy de 13 a 14 horas.

Los estudiantes solicitan la apertura de negociaciones inmediatas entre los responsables de los trasportes públicos y el rectorado de la UAB.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS