Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las bodegas Paternina, adjudicadas definitivamente a Marcos Eguizábal

Las bodegas Paternina han sido definitivamente adjudicadas a Marcos Eguizábal por el Consejo de Ministros en su última reunión, ratificando la propuesta elevada por la comisión asesora para la reprivatización de Rumasa. La decisión del Consejo de Ministros, que pone fin a una enrarecida polémica suscitada durante las últimas semanas, sitúa a Marcos Eguizábal como el principal empresario individual del sector vinícola riojano, ya que entre las bodegas Lan, Franco-Españolas y Paternina (compradas al Estado en los últimos meses), controla entre el 16% y el 18% del mercado de Rieja.Por encima de esta cuota de mercado se encuentran las bodegas Savin-Campoviejo, AGE y Berberana, aunque las dos primeras están dirigidas por sociedades anónimas y la tercera, expropiada a Rumasa, tiene aún titularidad estatal. Precisamente hoy finaliza el plazo de presentación de ofertas por las bodegas Berberana, cuya reprivatización se anunció para el primer trimestre de 1985.

Durante la mañana del miércoles llegó a las bodegas Paternina el equipo encargado de realizar la auditoría de la empresa, aunque en este caso la auditoría no modificará el precio final de venta, ya que ésta fue una de las condiciones expresamente exigidas por la comisión asesora a cada uno de los ofertantes. El precio ofrecido por Marcos Eguizábal es de 90 millones de pesetas por las acciones, haciéndose cargo de 906 millones de pesetas de deuda bancaria y del pasivo de las bodegas sin que el Estado acepte quita bancaria.

En 1984 Paternina fue la segunda exportadora de vinos de Rioja, con una facturación de 700 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 1985