Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel asentará en su territorio a todos los judíos negros etíopes

Los dirigentes israelíes mostraron ayer su propósito de repatriar a Israel a todos los falachas judíos negros de Etiopía) escarnecidos por el hambre, y aseguraron que esperan que la operación pueda ser culminada con éxito.

"No cejaremos hasta que todos nuestros hermanos y hermanas de Etiopía se encuentren a salvo en su patria (el Estado judío)", dijo el primer ministro israelí, Simón Peres, en un emotivo discurso pronunciado en la universidad Henra de Jerusalén.

Era el primer comentario del jefe del Gobierno israelí sobre el tema desde que fuera desvelado la semana pasada el puente aéreo entre Sudán e Israel, vía Bélgica, orientado a conducir hasta TeI Aviv a unos 12.000 judíos de raza negra, descendientes de una de las doce tribus de Israel, establecidos en la provincia septentrional etíope de Gondar.

El presidente Cahiam Herzog, por su parte, decidió inusualmente apelar a los periodistas para que no publiquen más datos sobre la emigración de los judíos negros etíopes, llamados falachas.

Las autoridades de inmigración aseguran que ha sido la publicidad dada al asunto la que lo ha saboteado. Otros funcionarios de las agencias de inmigración aseguran que han recibido numerosas ofertas de otras compañías aéreas para continuar el puente aéreo orientado a rescatar e instalar en Israel a los judíos negros.

De acuerdo con fuentes occidentales, en lo que va de año 7.364 falachas viajaron a pie desde Etiopía a Sudán, desde donde embarcaron en aviones fletados por Israel que les condujeron primero a Bélgica y de allí emprendieron viaje con destino al territorio israelí.

Etiopia acusó a Sudán, miembro de la Liga Árabe, de participar a sabiendas en una operación que calificó de "sionista", mientras Sudán, por su parte, denunció a Etiopía por "intercambiar a los falachas por armas y dinero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 1985