UN AÑO DESPUÉS DE LAS CATÁSTROFES AÉREAS DE MADRID

EL SEPLA denuncia que se mantienen las condiciones que favorecieron el accidente de hace un año en Barajas

El presidente del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA), Manuel López de Pedro, denunció ayer que un año después del accidente que en Barajas costó la vida a 93 personas se mantienen las condiciones que, según todos los indicios, favorecieron la tragedia. En la intersección de las calles denominadas J-1 y O-8, punto en el que un avión se desvió del camino correcto, no existía una señalización muy clara. "Hay interés en demostrar que la señalización cumplía los requisitos, como dijo en su día el director de Aviación Civil, Pedro Tena. Este señor parece que no quiere entenderlo" añadió López de Pedro.

Más información

En los meses posteriores al accidente registrado el 7 de diciembre de 1983 se introdujeron en Barajas diversas mejoras en las condiciones de seguridad, del aeropuerto. Una de ellas consistió en colocar en algunas intersecciones de pistas líneas de luces rojas en el suelo, indicativas de que, cuando están encendidas, no se puede cruzar la línea. Como ya pusieron de relieve en su día algunos pilotos, una de las intersecciones más peligrosas, por la facilidad con que puede producirse un error, es el cruce entre la pista de rodadura, concretamente en el punto O-7, y el tramo conocido por J-I, que desemboca en la pista de aterrizaje.Uno de los escasos medios existentes el día del accidente para advertir a los pilotos que no se debía entrar por el tramo J- 1 era una señal vertical con las palabras No Entry, -pero no había líneas de luces rojas transversales, como las que se emplean en aeropuertos extranjeros, como el de Londres. Ese tipo de líneas transversales luminosas se han instalado en otras intersecciones de Barajas, pero no en la que se produjo el error del DC-9, que accedió a la pista de aterrizaje y despegue en el momento en que despegaba un Boeing 727 de Iberia.

"Después de un año, la J-1 sigue sin señalización de superficie. Ni siquiera tiene pintura en el suelo. No hay ninguna raya. La intersección en otro punto mucho menos peligroso, como el K-1, tiene desde hace unos meses rayas horizontales, semáforo y señal luminosa de No Entry", ha dicho López de Pedro. "Las condiciones en este lugar son las mismas que el día del accidente, a pesar de que todo el problema se reduce a un bote de pintura y dos horas de trabajo", ha precisado.

En la misma línea que López de Pedro, un reconocido técnico del SEPLA ha dicho que "la seguridad de Barajas ha mejorado mucho, pero sigue habiendo puntos negros, como la intersección entre O-7 y J-1. Entendemos que es una cuestión personal del director de Aviación Civil", ha señalado.

Advertencia en verano

Desde el verano de 1983, el entonces presidente del SEPLA, Manuel Jiménez Raya, mantuvo reuniones con Almudena Mazarrasa, asesora laboral de Felipe González. Mazarrasa fue informada de las preocupaciones de los pilotos en diversas áreas de la aviación civil, con especial incidencia en la seguridad.En de noviembre de 1983, y por iniciativa de Mazarrasa, hubo una reunión de cuatro horas entre asesores del presidente del Gobierno -Mazarrasa, Alberto Ruiz Sechi y Julio Feo- y miembros del SEPLA -Jiménez Raya, López de Pedro, José Bellido, Martín Echevarría y Jesús Chinarro, éste era entonces director de la comisión técnica del sindicato-, para proftindizar en el tema. "Se habló de los problemas de seguridad en Barajas y en otros aeropuertos, como Málaga o Palma de Mallorca. Había muchas deficiencias y las dijimos", asegura un participante en la reunión.

Los asesores de Felipe González propusieron al SEPLA una entrevista con el propio jefe del Ejecutivo, que no se celebró. Pero, a raíz de los problemas que el SEPLA tenía con Pedro Tena -"hemos intentado un diálogo con él, pero es imposible. Parece que no nos traga a los pilotos", dice López de Pedro-, se iniciaron contactos entre técnicos del sindicato y el director general de Aeropuertos, Ignacio García de la Rasilla. "De esas reuniones han salido muchas mejoras, y aún faltan más" ha dicho Chinarro, participante en las reuniones técnicas. Para Chinarro, en Barajas debe instalarse un sistema como el de Londres, que podría evitar accidentes como el de ahora hace un año.

Se adhiere a los criterios deThe Trust Project
Lo más visto en...Top 50