SANIDAD

El receptor del corazón artificial supera el estado crítico

William Schroeder, el segundo ser humano al que se ha implantado un corazón artificial, fue borrado ayer de la lista de enfermos en estado crítico, en el hospital de Louisville (Kentucky) en el que se encuentra.

Schroeder, de 52 años, en una entrevista grabada realizada por su médico, declaró que está deseando ir a pescar, y que la única diferencia que nota tras la operación es que puede respirar más fácilmente. El doctor Allan Lansing, director del Humana Heart Institute, donde se realizó la operación, dio a conocer un informe muy optimista sobre la salud del enfermo, cuyo estado ha pasado a ser solamente grave.

Schroeder debe superar ahora el riesgo de contraer una infección, más grave en su caso, por ser diabético. En los últimos días probó, con buenos resultados, el funcionamiento del compresor portátil que alimenta su nuevo corazón.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS