Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Acuerdo hispano-británico sobre el Peñón

Howe aceptó a última hora la inclusión de la palabra "soberanía" en el comunicado

Fernando Morán obtuvo, muy avanzadas ya las conversaciones del pasado lunes, de su homólogo británico, sir Geoffrey Howe -después de que éste realizara una consulta telefónica con la primera ministra Margaret Thatcher-, la concesión de la que dependía el acuerdo, por parte española, para la publicación de un comunicado conjunto y el levantamiento de las restricciones sobre Gibraltar: la inclusión de la palabra "soberanía". Hasta ese momento, y durante casi dos años de negociaciones, Londres se había venido negando, lo que explica que, hasta ayer por la mañana el Ministerio español de Asuntos Exteriores mostrara cierto escepticismo ante la posibilidad de que al fin hubiese una nueva declaración hispano-británica sobre Gibraltar que pusiera al día la establecida en Lisboa.

Hace justo dos semanas, Michael Jenkins, encargado de Asuntos Europeos en el Foreign Office británico, regresó a Londres, tras conversar con su homólogo español, Mariano Berdejo, llevando en su cartera el borrador de comunicado que querían los españoles, en el que se incluía como condición la inclusión textual de cuatro palabras -"las cuestiones de soberanía"- para superponerlas, a la frase, más ambigua, de la antigua declaración de Lisboa, que se limitaba a decir que ambos Gobiernos habían acordado "iniciar negociaciones a fin de solucionar todas las diferencias sobre Gibraltar".Según afirmó ayer a mediodía el director general de la Oficina de Información Diplomática (OID), Fernando Schwartz, la declaración de Bruselas, en comparación con la de Lisboa, no sólo menciona explícitamente la cuestión de la soberanía entre las "diferencias" hispano-británicas, sino que explica el alcance que se le quiere dar a la reciprocidad y plena igualdad de derechos" de la que ya se hizo mención en Lisboa. Fueron precisamente las diferencias en torno a esta frase las que retrasaron la apertura de la verja cuando gobernaba UCD.

En la declaración de Bruselas se afirma a este respecto que "la igualdad y reciprocidad de derechos" "se traducirá en la concesión mutua de los derechos de que gozan los ciudadanos de los países comunitarios", y "a este fin, se presentarán los proyectos legislativos necesarios en España y Gibraltar".

A juicio de los diplomáticos españoles, de los contactos entre sir Geoffrey Howe y el primer ministro gibraltareño, sir Joshua Hassan, se han obtenido las garantías oportunas de que el Parlamento de la Roca pondrá al día su legislación. Por parte española el asunto es algo más complicado, ya que no hay que modificar sólo un cuerpo de leyes, como en la colonia británica, sino varias, pero, a juicio del portavoz del ministerio español de Asuntos Exteriores, buena parte de la tarea se puede hacer simplemente a base de decretos y, órdenes ministeriales.

En lo que afecta al tema clave de la soberanía, fuentes diplomáticas españolas afirmaron ayer que el Gobierno de Gibraltar conocía desde hace dos semanas probablemente desde que Michael Jenkins regresó a Londres- que España había puesto como condición la mención, expresa de este asunto entre los temas a negociar. Sin embargo, el pasado miércoles, tras conversar con Howe, Hassan afirmó tajantemente que "no había tratado, para nada, el tema de la soberanía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de noviembre de 1984

Más información

  • Michael Jenkins llevó de Madrid a Londres el proyecto español de declaración