Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los reformistas clausuran su congreso con la elección de Antonio Garrigues como presidente

Miquel Roca clausuró ayer en Madrid el congreso constituyente del Partido Reformista Democrático -en el que el político catalán, aunque sea el máximo inspirador de la operación reformista, no militará-, definiendo los puntos de actuación urgentes para la alternativa que representa el PRD. El partido estará presidido por Antonio Garrigues Walker. Mientras, en Barcelona, el primer secretario del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), Raimon Obiols, tuvo que poner en juego todo su prestigio para que su partido no aprobara una resolución dura contra la permanencia en la OTAN.Las "coordenadas básicas" -o líneas generales de un preprograma de gobierno- para la alternativa que Roca quiere representar son: crear un clima de estímulo a la iniciativa de los particulares; garantizar el cumplimiento de las obligaciones que incumben a los poderes públicos; definir para España un marco de modernidad, mejorando la eficacia de los servicios públicos, profundizar en el ejercicio de las libertades, asumir sin recelos la construcción del Estado autonómico y establecer las coordenadas definitivas de nuestra inserción internacional. La ejecutiva del partido, que se cómpone en su práctica totalidad por ex militantes de UCD, fue elegida por más del 93% de los votos.

Por su parte, la dirección de los socialistas catalanes consiguió imponer su postura sobre la OTAN, que el mismo Obiols defendió ante el pleno del IV Congreso del PSC, con un 57,78% de los votos; el 39,17% votó en contra y un 3,5% se abstuvo. Tal postura fue calificada por los sectores más contrarios a la Alianza Atlántica de "sucursalista", porque supedita la línea política del partido en este tema a lo que decida el congreso federal de diciembre.

Páginas 15 y 16

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de noviembre de 1984

Más información

  • La dirección de los socialistas catalanes evitó el rechazo a la OTAN