Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Vito Badalamenti insistió en negar su identidad en la vista de extradición

Vito Badalamenti, ciudadano italiano de 27 años, hijo del capo mafioso Gaetano Badalamenti, Don Tano, insistió en negar su identidad en el curso de la vista de extradición celebrada ayer en la Audiencia Nacional.Vito, que se opuso a ser enviado a Italia o a Estados Unidos, países que solicitan su extradición, afirmó que su verdadero nombre es Daniel Colombo Montes, hijo de Juan y de María y no de Gaetano y Teresa, como consta en la documentación aportada por los países peticionarios.

Dos forenses, que acudieron en calidad de peritos, señalaron que el acusado, por sus signos externos y la dentadura, coincide con una persona de 27 años, con una posible oscilación de tres años menos o dos años más. Añadieron que tiene el cabello negro, sin canas "ni en la cabeza ni en el vello púbico" y los ojos verde azulados.

La documentación enviada por las autoridades estadounidenses señalaba que el cabello y los ojos de Vito Badalamenti son castaños.

El fiscal solicitó al tribunal que acuerde la extradición preferente a Estados Unidos en lugar de Italia para que sea juzgado por los delitos de empresa para delinquir y tráfico de estupefacientes, ya que, según él, la identidad de Vito está suficientemente probada.

El fiscal hizo referencia al auto que concedió la extradición del padre del acusado, Gaetano Badalamenti. Señaló que Vito, al igual que su padre forma parte de la organización mafiosa integrada por 38 personas dedicada al tráfico de heroína y conocida como Pizza Conection, ya que era a través de una cadena de pizzerías como se distribuía la droga. Desde 1979 hasta abril de este año la organización importó a Estados Unidos 150 kilos de heroína, valorados en el mercado negro en 1.650 millones de dólares (275.000 millones de pesetas al cambio actual).

El defensor se opuso a la concesión de la extradición porque a su entender no se han cumplido los requisitos legales necesarios y señaló que Vito sólo podría ser acusado de un delito, cometido en España y no en América, de encubrimiento de su propio padre, por lo que dijo que debía ser puesto en libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de noviembre de 1984