España intenta participar en estudios internacionales sobre 'lluvia ácida'

España se incorporará a los planes internacionales de control e investigación de la lluvia ácida si prosperan los contactos que mantienen desde el pasado martes, en Madrid, expertos de organizaciones internacionales y de las instituciones españolas encargadas del medio ambiente.La reunión de expertos se realiza bajo los auspicios de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), organismos que han propuesto al Instituto Nacional de Meteorología de España (INM) su participación en un programa de investigación sobre fuentes, transporte y destino de contaminantes atmosféricos en el Atlántico y en el Mediterráneo.

Los organismos internacionales están muy interesados en la participación española por ser la península Ibérica una plataforma natural sobre la cual se efectúan la mezcla de las masas de aire de ambas procedencias y la unión con la contaminación atmosférica continental.

En la actualidad, España, según fuentes del INM, no dispone de datos sobre el transporte de contaminantes por el aire, entre cuyos efectos se encuentra la lluvia ácida, y se desconoce, por tanto, en qué medida es víctima de los contaminantes procedentes de otros países o también causa de contaminación dentro y fuera de sus fronteras.

Los expertos visitarán la Escuela Nacional de Aeronáutica (ENA), en Salamanca, ya que se prevé la utilización de aviones debidamente instrumentados para realizar el seguimiento del transporte de contaminantes. Las horas de vuelo realizadas por la ENA se utilizarían así para fines científicos.

La acidificación de la lluvia se produce por la emisión a la atmósfera, por parte de centrales térmicas, hornos de fundición y otras muchas fuentes, de contaminantes como el dióxido de azufre y el óxido nitroso.

Estos compuestos químicos pueden ser transportados y caer como lluvia ácida (bajo la forma de ácido sulfuroso y nítrico) muy lejos del lugar de emisión, causando, entre otros efectos, la destrucción de bosques y de la vida animal en los lagos y ríos.

Litigios constantes

La construcción de altas chimeneas que dispersan los contaminantes contribuye a esta nueva amenaza para el medio ambiente. Estados Unidos y Canadá mantienen un litigio constante sobre la exportación de contaminantes desde el primero al segundo país. Lo mismo está sucediendo en la actualidad en la República Federal de Alemania, que se considera víctima de los contaminantes emitidos por Francia y los países del Este.La República Federal de Alemania es el único país europeo que ha efectuado estudios de cierta profundidad sobre el problema de la lluvia ácida. Las conclusiones han sido alarmantes, puesto que se considera que la contaminación bajo esta forma causa la muerte de millares de niños anualmente, además de destruir bosques y cursos de agua y afectar a los monumentos.

La OCDE ha calculado que en cinco años se podría reducir al 50% en Europa la emisión de anhídrido sulfuroso con un coste equivalente al 0,2% del producto nacional bruto conjunto. Se calcula que en Europa la contaminación por azufre alcanza 20.000 toneladas anuales.

El estudio de los fenómenos de contaminación entre países permite también, señalan los científicos, conocer las zonas afectadas en el propio país por los focos de contaminación, en particular por las grandes centrales térmicas.

La reunión será el punto de partida para contrastar experiencias de otros países en aspectos similares. El objetivo es elaborar un proyecto final acerca de los medios que debe aportar España para la realización de estos trabajos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS