Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Las sorpresas son un lujo en las fiestas selectas

"Los mercados sólo reaccionan ante las sorpresas", señaló el martes un alto responsable de Merril Lynch, y la feliz frase no tardó ni 24 horas en dar la vuelta el mundo. El experto se refería a la actitud de Wall Street ante la prevista victoria electoral de Ronald Reagan. Pero lo mismo puede aplicarse al más modesto y distante mercado madrileño.La reelección del actual presidente de Estados Unidos estaba ya tan anunciada y descontada que la Bolsa de Madrid se ha permitido el lujo, incluso, de perder otro 1,53%. Eso no quiere decir que el mercado haya visto con malos ojos el resultado, quizá todo lo contrario, pero, ante la falta de sorpresas, optó por esperar mejores ocasiones.

A pesar de esta cierta lógica, lo cierto es que muchos analistas se preguntaban ayer qué está aguardando verdaderamente el mercado para protagonizar ese repunte que está llegando con demasiado retraso. El paulatino descenso del dólar, por ejemplo, supone una sustancial mejora en la situación de las compañías eléctricas. Pero estos valores sufrieron ayer un nuevo y, para muchos, excesivo castigo.

De poco vale el inicio de las conversaciones entre la Administración y los representantes de estas sociedades para salir del punto muerto en el espinoso tema de las compensaciones y ventas de activos. Los ahorradores parecen esperar únicamente los anuncios oficiales sobre las posibles ampliaciones de capital. Cada día parece más seguro que hasta ese momento la bolsa no se encontrará en condiciones de reaccionar. Así, debe proseguir el descenso, quizá hasta la cota del 137% anunciada semanas atrás por los técnicos.

Esta afirmación es más factible si se tiene en cuenta que el otro corro importante del mercado, el sector bancario, no se decide a entrar en liza. La caja de los siete grandes, en la sesión de ayer, se encontró con 177.174 títulos a la venta, de los que 80.482 correspondían a Banesto. El tercer apoyo del trípode bancario, Telefónica, vio limitada su actuación a mantener el cambio al 95% contra viento y marea, mientras que el precio del cupón tuvo que ceder 50 céntimos para situarse a 6,50 pesetas. Y la ampliación finaliza de hecho en la jornada de hoy...

Sin embargo, es significativo comprobar que el volumen de contratación no desciende por debajo de los 1.000 millones de pesetas (1.172,3 millones efectivos en la sesión del martes), con una mayor resistencia que las operaciones a crédito, de las que solamente se registraron 43,3 millones de pesetas aquel mismo día (casi dirigido en su totalidad, como ya es habitual, hacia el sector eléctrico).

Las novedades de la jornada se redujeron a la recepción del anuncio sobre la ampliación de Hidrola, en la proporción de una por 32, gratis, a partir del día 20; así como al anuncio oficial del reparto de dividendo de Cementos Alba, por 57,40 pesetas netas, a cuenta del presente ejercicio, y que comenzará a pagarse el próximo día 10. También comenzó ayer la ampliación de capital de Finanzauto, SA, en la proporción de una acción nueva por cada cinco antiguas, y que se saldó con el descuento íntegro del derecho y 0,285 enteros, ya que esta sociedad, al mismo tiempo, repartió un dividendo de 23,575 pesetas netas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS