Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno destituye al capitán general de Zaragoza, a pesar de que matizó sus declaraciones sobre Ceuta y Melilla

El Consejo de Ministros decidió ayer, a propuesta del titular de Defensa, Narcís Serra, destituir al general Manuel Alvarez Zalba como capitán general de la quinta región militar (Zaragoza). El general había hecho el lunes por la noche unas polémicas manifestaciones sobre Ceuta y Melilla. Álvarez Zalba, a quien sólo quedaban cuatro días para abandonar su puesto por razón de edad, matizó en la mañana de ayer, algunas de sus palabras. No obstante, Serra replicó tras ala reunión del Gobierno: "He considerado esas rectificaciones antes de hacer la propuesta al consejo". Los altos mandos militares consultados ayer calificaron de "lógica", "normal" o "comprensible" la decisión del Gobierno.

Poco después de concluir la reunión del Consejo de Ministros, Serra se trasladó al aeropuerto de Barajas para viajar a Marruecos. Ayer también, el vicepresidente, Alfonso Guerra, viajó a Argelia con una delegación española para participar en los actos conmemorativos de la revolución argelina. Al llegar a Argel, Guerra declaró que desea aprovechar su estancia para intentar que las relaciones con este país mejoren sustancialmente, aunque reconoció la existencia de "dificultades" relacionadas con "algunos contenciosos económicos y comerciales".Serra manifestó en el aeropuerto de Madrid que la destitución adoptada había sido "una decisión dolorosa", pero agregó que "el Gobierno no tenía otra posibilidad". Precisó que había considerado "largamente" el problema con el jefe del Estado Mayor del Ejército y que el incidente, que calificó de "hecho desgraciado", será tratado en la reunión que este mes mantendrá el Consejo Superior del Ejército.

Las manifestaciones de Álvarez Zalba fueron difundidas a mediodía del pasado martes por la agencia Efe. A lo largo de la tarde, y a pesar de que numerosos periodistas llamaron por teléfono al capitán general para hablar con él, Alvarez Zalba prefirió no comentar lo ocurrido. En la mañana de ayer, sin embargó, y cuando ya había comenzado la reunión del Consejo de Ministros, decidió ponerse en contacto con Radio Nacional y señaló que la cena en la que participó en Zaragoza -dentro de unos encuentros promovidos por la citada agencia- se desarrolló "en términos coloquiales y distendidos", pero algunos temas han sido presentados a la opinión pública "fuera de contexto, expresando en ocasiones conceptos distintos a los por mí manifestados".

Con respecto a Ceuta y Melilla, el general matiza que se limitó a decir que "no tenemos fuerzas suficientes para defenderlas desde su interior, pero sí desde la península". También precisó que, al afirmar que EE UU no apoyaría a España en un conflicto hispano-marroquí, "dejé bien claro que ello sería debido al tratado firmado entre ambos países, sin mezclar para nada a la OTAN en dicho tema".

Asimismo, dijo el general destituido que el ambiente coloquial de la conversación le llevó "a utilizar términos usados normalmente en estos estrictos ambientes coloquiales y distendidos". Álvarez Zalba había dicho, por ejemplo, que los carros AMX-30 del Ejército son "una caca" y que las tropas estadounidenses en Europa son mercenarias". Igualmente, matiza el general que, al hablar de la enseñanza militar, se refirió a la necesidad de reajustarla "a la situación militar actual, y no a la situación política, social, etc."

Serra pide tranquilidad

Serra se negó ayer en todo momento a valorar el contenido de las manifestaciones de Álvarez Zalba, pero, preguntado con insistencia sobre las posibilidades defensivas españolas de Ceuta y Melilla, contestó finalmente: "Puedo decir a la opinión pública española que puede estar tranquila". Previamente, repitió que explicará ampliamente esa cuestión en el Parlamento.Con respecto a la visita a Marruecos, que ha sido aplazada en varias ocasiones, señaló que se enmarca en el deseo del Gobierno español "de desarrollar las relaciones en materia de defensa con los países vecinos". En este sentido, el ministro de Defensa anunció a comienzos del presente año que firmaría acuerdos de cooperación y colaboración militar y técnica con Francia, República Federal de Alemania, Italia, Portugal y Marruecos. Con respecto al acuerdo con Marruecos, explicó que "no sólo no hay acuerdo, sino que ni siquiera se han iniciado las conversaciones".

Preguntado sobre la repercusión en España del reciente acuerdo de fusión libio-marroquí, Serra, que es el primer ministro español que visita Marruecos tras la firma de ese pacto, dijo que España debe seguir con interés cualquier tratado entre países vecinos, y que uno de los elementos de mayor interés en estos viajes" es conocer directamente el planteamiento de las naciones próximas -a la propia. Al preguntarle si ese acuerdo afectará al próximo Plan Estratético Conjunto (PEC), actualmente en elaboración, se limitó a contestar: "No estoy en condiciones de comentarlo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de noviembre de 1984

Más información

  • El Consejo de Ministros "no tenía otra posibilidad" dijo Narcís Serra