Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Consejeros de RTVE protestan por el contenido del espacio 'La edad de oro'

Los consejeros de administración de RTVE pertenecientes al Grupo Popular y a Minoría Catalana calificaron ayer determinadas escenas del programa La edad de oro del pasado martes como una "vulneración frontal de la Constitución y del artículo 4º del estatuto". Dicho artículo dispone en su apartado c que "la actividad de los medios de comunicación social del Estado se inspirará "en el principio del respeto al pluralismo político, religioso, social, cultural y lingüístico".La consejera Ester López de Portela, del Grupo Popular, señaló como imágenes más ofensivas y graves la de un crucifijo con cabeza de elefante -"un cerdo", según la aclaración del director general de RTVE-, así como un simulacro de celebración de la misa y la escena de una pareja desnuda en un ataúd. Protestó también por que en el programa Dos en raya, emitido el pasado domingo a las 19 horas, la presentadora entrevistó a un invitado en la cama, mientras desayunaban caviar, salmón ahumado y champaña.

Rogelio Baón, también del Grupo Popular, que se manifestó "católico, aunque mucho más pecador", añadió que no existía excusa alguna para la emisión de las imágenes contenidas en La edad de oro. Pere Artigas, de Minoría Catalana, afirmó que, aunque no es católico, la imagen del "crucifijo con cabeza de cerdo sobrepasa los límites del mal gusto y es un atentado grave contra un colectivo importante de este país".

Valentín Andrés Álvarez, vocal socialista y presidente del consejo durante este mes, dijo que la directora y presentadora del programa, Paloma Chamorro, había advertido reiteradas veces de que dichas imágenes "podían resultar ofensivas, para ciertas personas", y señaló que Calviño manifestó ante el consejo que "se estaba al borde de lo permisible en televisión. Calviño", dijo el presidente, "estuvo preocupado durante dos días por el tema, y no quiso inmiscuirse en asuntos de la programación". Estos hechos "no se repetirán", según la promesa que ayer hizo el director general al consejo.

Por su parte, Paloma Chamorro, directora y presentadora de La edad de oro, dijo que por alguna extraña razón "la gente siente un cierto morbo" por su programa, que es "minoritario, pero a pesar de ello se ha convertido en mayoritario".

Rogelio Baón reiteró en el consejo su propuesta de que se aplace la próxima emisión de Si yo fuera presidente, a la que sólo se adhirió Ester López de Portela. Baón confirmó que "algunos dirigentes socialistas" manifestaron al Grupo Popular que compartían su propuesta y que revelaría sus nombres si aquéllos le autorizan a hacerlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de octubre de 1984