32 familias gitanas buscan techo en Sevilla

Algunas de estas familias vivían hasta hace unos meses en chabolas construidas junto a los terrenos donde se instala la feria de abril. Hasta esta última primavera, cada vez que se acercaba el comienzo de la feria de abril se les advertía para que abandonaran el terreno, pero siempre conseguían quedarse. Sin embargo, este año la acción de la Policía Municipal fue más enérgica: las chabolas fueron destruidas y sus moradores invitados a compartir, junto con otras familias gitanas, una nave de un polígono industrial cercano. El mismo día eran desalojadas algunas familias gitanas, de nacionalidad portuguesa, que ocupaban los bajos de uno de los puentes que comunican Sevilla con San Juan de Aznalfarache, y poco después eran conducidos a la frontera de Portugal.

Integrarlos en la sociedad

El plan que está elaborando el ayuntamiento para la solución del problema comprende medidas a corto, medio y largo plazo, para que estas familias gitanas vayan integrándose de forma gradual en la sociedad sevillana, y está encarado a resolver el déficit de la vivienda en Sevilla y la problemática general de la comunidad gitana de esta ciudad.Así, lo inmediato sería albergar a las 32 familias afectadas en terrenos de propiedad municipal en los que ubicar viviendas de tipo caracola y que reúnan las suficientes garantías de sanidad. El primer problema surge cuando se intenta que no sea una, sino varias, las zonas destinadas a este fin, para evitar la creación de un gueto, y sólo dos terrenos de propiedad municipal reúnen las condiciones necesarias: uno, en la salida hacia Cádiz, la finca Los Bermejales, y otro en la barriada Pino Montano. Ya los vecinos de este barrio protestaron enérgicamente en contra del asentamiento de familias gitanas, con manifestaciones en el barrio y frente al ayuntamiento.

Los socialistas que gobiernan el ayuntamiento sevillano están intentando hacer partícipes en esta decisión a los grupos de la oposición a través del consenso. Igualmente, el ayuntamiento quiere exigir de la comunidad gitana el compromiso por escrito de registrarse en un censo, para evitar que un buen acondicionamiento de los gitanos en Sevilla de lugar a una afluencia masiva a la ciudad de familias de este tipo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS