Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Costa Rica cambia 4 ministros y mantiene el equilibrio de su Gobierno

El presidente de Costa Rica, Luis Alberto Monge, tras casi una semana de gobernar con un Gabinete a cuyos miembros hizo renunciar el pasado sábado, designó en la noche del jueves (madrugada del viernes en España) a cuatro nuevos ministros, en tanto que confirmaba a los 10 restantes. El cambio más significativo es el de la cartera de Seguridad, en la que Ángel Edmundo Solano, considerado un neutral e incluso un filocomunista, ha sido sustituido por un hombre con clara vitola de conservador, el empresario y ex presidente de la Cámara de Industria Benjamín Piza.

El equilibrio de tendencias se mantiene, sin embargo, con el nombramiento del hasta ahora embajador en España, Enrique Obregón, como ministro de Gobernación, en sustitución de Alfonso Carro.Los otros dos cambios del Gobierno son los de las carteras de Presidencia y Agricultura. En la primera, Danilo Jiménez Veiga, presidente ejecutivo del Instituto Nacional de Aprendizaje, reemplaza a Fernando Berrocal. En la segunda, Carlos Manuel Rojas, presidente de la junta directiva de la empresa bananera Asbana, releva a Francisco Morales, quien, a su vez, pasa a convertirse en asesor del presidente.

Los otros 10 ministros del Gobierno de Carlos Alberto Monge han sido confirmados en sus puestos.

El destino de Solano

Se considera muy probable que el ex ministro de la Presidencia Fernando Berrocal sea nombrado embajador en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o en España, en tanto que Angel Edmundo Solano puede ser el próximo embajador en Venezuela. Solano era la bestia negra de los medios industriales conservadores, que le acusaban de ser un comunista infiltrado a causa de su actitud conciliadora respecto a Nicaragua y su rechazo a emplear la fuerza pública contra las protestas sociales. Recientemente denunció una supuesta tentativa de golpe de Estado, que él mismo y el propio presidente desmintieron con posterioridad.Los rumores se asociaron a una huelga de trabajadores bananeros, iniciada hace ya 37 días, en petición de mejoras salariales, que según las autoridades forzó al acuartelamiento de las fuerzas de seguridad (Costa Rica no tiene ejército). Estas huelgas han originado violentos enfrentamientos, que hasta el momento se han cobrado dos muertos y numerosos heridos.

La situación de Costa Rica, al sur de Nicaragua, su declarada neutralidad en el conflicto centroamericano y el hecho de que su territorio haya sido utilizado con frecuencia como base de la guerrilla antisandinista de ARDE han hecho que la crisis del Gobierno haya suscitado todo tipo de especulaciones, que, al menos de momento, no han podido confirmarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de agosto de 1984

Más información

  • Sustituidos los titulares de Seguridad y Gobernación