Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARAGÓN

Un individuo asesina de tres disparos a un asesor laboral, en su despacho de Zaragoza

El asesor laboral Luis Ascaso Bitria, de 43 años, casado y con tres hijos, fue asesinado ayer en Zaragoza por un individuo que irrumpió en la gestoría de su propiedad y, sin mediar palabra, le disparó tres tiros, dándose posteriormente a la fuga. La policía no había detenido ayer al asesino ni había concretado los móviles del crimen, aunque se descartaban los políticos, por lo que pudiera tratarse de un asunto personal, laboral o económico. Luis Ascaso, natural de Barbastro (Huesca), y vicepresidente segundo del Colegio de Graduados Sociales de Zaragoza, era muy conocido y apreciado entre sus compañeros de profesión. No se le conocían enemigos personales ni tampoco se sabía que hubiera recibido amenazas.Los hechos ocurrieron sobre las 9.15 horas de ayer en el número 6 de la céntrica calle de San Ignacio de Loyola, de Zaragoza, en el piso entresuelo izquierda, donde está ubicada la gestoría Luis Ascaso Bitria. Un individuo de 28 o 30 años, con barba y gafas de sol, vestido de manera informal y veraniega, se personó en las oficinas preguntando por Ascaso; uno de los tres empleados que en aquellos momentos se encontraban en la gestoría le preguntó que de parte de quién. Esta pregunta quedó sin respuesta, pues el individuo se limitó a decir: "Da igual, no me conoce". Ante la presencia de Ascaso, el citado individuo sacó del bolsillo una pistola de 9 milímetros corta y, sin mediar palabra -quizá algún insulto-, realizó tres disparos que alcanzaron a la víctima en la frente, la barbilla y el pecho, y le causaron la muerte de forma instantánea. El autor de los disparos, según se pudo saber ayer, ya había estado el viernes pasado en la gestoría intentando hablar con Luis Ascaso.

El asesino abandonó el lugar con gran serenidad y frialdad, huyendo a pie por las calles próximas. Un testigo que oyó los disparos y subía por las escaleras del edificio se lo tropezó y al preguntarle si pasaba algo dijo que no. Sobre las 11 horas, la Hermandad de la Sangre de Cristo levantó el cadáver y lo trasladó al Instituto Anatómico Forense, donde se le practicó la autopsia. Los funerales se celebrarán hoy en Zaragoza.

Varios graduados sociales, que se encontraban en el edificio próximo de antiguos sindicatos cuando ocurrieron los hechos, al escuchar los disparos o enterarse de la noticia salieron a la calle y se acercaron al edificio donde habían matado al compañero. Uno de ellos, Félix Pérez Alloza, que pasaba en esos momentos por el lugar, manifestó que al escuchar las detonaciones y los gritos "subí instintivamente al despacho de Ascaso, al que conocía, y me encontré por las escaleras con un joven con barbas que bajaba. Una mujer le preguntó si había pasado algo y dijo friamente que nada".

Un autodenominado Grupo de Acción Proletaria reivindicó ayer el asesinato, en una llamada anónima a Radio Nacional de España en Zaragoza. Sobre las 14 horas una voz femenina se dirigió por teléfono a la citada emisora; justo cuando la voz anónima iba a decir por estar implicado en...", el conserje de la emisora trató de pasar la llamada a la redacción y la comunicante colgó el teléfono. Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Zaragoza, han señalado que se tienen escasos datos sobre la existencia de dicho grupo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de julio de 1984