Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nati Mistral, una 'revoltosa' alejada de los tópicos madrileños

La Revoltosa, la obra más importante de Ruperto Chapí, se estrenó anoche en La Corrala con la participación especial de Nati Mistral, conmemorando el 75º aniversario del fallecimiento de este célebre autor del género chico. José Osuna, director general del espectáculo, se enfrenta por primera vez con el montaje de esta zarzuela, afirmando que desea evitar los tópicos del madrileñismo, de los que se ha abusado tanto en este género."Este género fue creado por actores que cantaban, y luego se fueron apoderando de él cantantes que no hablan", dice Osuna. "Quiero evitar caer en esos tópicos poco auténticos de un madrileñismo que no existe. Los sainetes nacieron como una crítica a esta falsa visión del sentir de los habitantes de los viejos barrios de Madrid, y ésta es una crítica a esa crítica".

El tradicional barrio de Lavapiés es el vivo telón de fondo para La Revoltosa. Los escenarios, que generalmente tienen que ser reproducidos en decorados de cartón, son en este montaje los balcones y casas que miran a un espectáculo que nació entre esas calles.

Para Nati Mistral, que ha sacrificado sus vacaciones para presentarse en La Corrala con este espectáculo, este género le parece difícil de interpretar, ya que se aleja del tipo de obras que ella ha representado en escenarios internacionales. "Para mí ésta es una experiencia excepcional, porque me permite acceder a un público popular al que no he tenido oportunidad de enfrentarme, un público que sólo me ha visto en televisión".

La Sociedad General de Autores de España descubrió ayer, antes del estreno, una placa conmemorativa del 75º aniversario de la muerte del maestro Chapí. Esta asociación editará próximamente una separata del estudio sobre la vida y obra de Ruperto Chapí que publicaron hace dos meses Antonio de Jaén y Andrés Ruiz Tarazona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de julio de 1984