Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Cumbre' de ministros europeos de Defensa para decidir la fabricación de un avión de combate

Los ministros de Defensa dé Alemania, Reino Unido, Italia, Francia y España mantendrá una reunión de trabajo mañana, lunes, en Madrid, con el fin de poner en marcha definitivamente el proyecto de fabricar un avanzado avión de combate europeo, del que está previsto que se construyan 800 unidades para el año 2.000. Los citados países europeos, a los que puede sumarse alguno más en los próximos meses, pretenden fomentar una industria militar europea de alta tecnología para evitar la excesiva dependencia de EE UU en esta área, según han insistido fuentes del ministerio español.

El proyecto es el más importante que intenta acometer la industria militar europea frente a la estadounidense, después de la producción de aviones de combate Tornado por parte de la empresa trinacional Panavia, integrada por la República Federal de Alemania, Reino Unido e Italia. No obstante, las principales firmas aeronáuticas de Alemania, Reino Unido y Francia mantienen todavía importantes divergencias sobre las partes del avión que debe aportar cada uno de los constructores.La reunión se realizará por la mañana en el palacio de Buenavista, sede del Cuartel General del Ejército en el que continua instalado el despacho oficial del titular de Defensa, Narcís Serra. Con anterioridad a esta reunión, la pasada semana mantuvieron una reunión de trabajo en Londres los ministros de Defensa de Francia y Gran Bretaña, Michael Heseltine y Charles Hernu, respectivamente. Estos dos países son los que aportarán la tecnología más cualificada.

Los jefes militares de los cinco países se han mostrado de acuerdo en que el futuro avión, conocido con las siglas EFA, sea un avión ligero y polivalente. El principal problema existente en la actualidad es el referido al tipo de motor que equiparará a los futuros aviones. La pugna comercial en este terreno la sostienen, fundamentalmente, Francia y Gran Bretaña.

Este último país mantiene la posición de que el desarrollo del nuevo proyecto debe ser aprovechado para modernizar los motores de los Tomado adquiridos por los citados tres países fabricantes de este aparato. Con excepción del Reino Unido, el resto de países participantes en el EFA se han mostrado reticentes ante la postura británica.

En cualquier caso, y a pesar de los problemas existentes, el ministerio español asegura que, durante la reunión en Madrid, los cinco ministros decidirán poner en marcha el proyecto, a la vez qe se comprometerán en un breve plazo a dilucidar los problemas. El proyecto también deberá contar con un elevado presupuesto, estimado en más de 10.000 millones de dólares, y los países aún no se han puesto de acuerdo para sufragar esa cantidad.

Las fuentes del ministerio español han indicado que en Madrid no se producirá la firma de documento alguno, pero han mostrado su convicción de que se alcanzará un acuerdo definitivo en un futuro próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de julio de 1984

Más información

  • RFA, Reino Unido, Italia, Francia y España quieren limitar su dependencia