Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas intentan consensuar con todos los grupos parlamentarios la ley de Bases de Régimen Local

El Grupo Socialista del Congreso intentará cumplir el compromiso establecido por Felipe González, durante el debate del pasado mes de septiembre sobre el estado de la nación, a fin de que una ley básica, la de Régimen Local, pueda contar con el consenso mayoritario de la Cámara. Para ello se han iniciado contactos con el Grupo Popular y seguirán con el resto de los grupos que integran la Cámara baja. El proyecto de ley, que ha recibido 1.096 enmiendas de los diversos grupos, ha de conciliar los intereses propios de la división territorial del Estado.

La ley de Bases de Régimen Local comenzó a ser consultada con los grupos representados en el Congreso, en la toma de posesión del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y el próximo miércoles habrá una nueva reunión entre socialistas y diputados de la Minoría Catalana. El pasado jueves hubo un primer contacto con el Grupo Popular, que estuvo representado por Miguel Herrero y José María Aznar y tendrá su continuación el próximo martes. El lunes -día que visitará Madrid el vicepresidente del Gobierno vasco, Mario Fernández- habrá conversaciones con los peneuvistas. Posteriormente habrá contactos con el Grupo Centrista y con el Mixto, fundamentalmente con los comunistas.Los socialistas plantean estas conversaciones sobre la base de aquellos puntos que en principio parecen irrenunciables para cada formación política. Desde el conocimiento de los temas clave se pretende llegar a las concesiones mutuas para conseguir una ley estable. La complejidad de la división territorial no es considerada por el PSOE una dificultad insalvable.

El articulado de la ley es de los que afectan al artículo 149.1.18 de la Constitución. El Título Octavo de la Carta Magna contempla las entidades autonómicas y las locales y, según los socialistas, lo que se pretende es lograr un- equilibrio técnico y político. Desde el punto de vista de los estatutos de autonomía existe la posibilidad de crear las comarcas porque ello se contempla en los de Cataluña, Castilla-León, Galicia y Valencia, por ejemplo. El tema, en lo que concierne a Cataluña, cuenta con el arraigo histórico de los decretos de la Generalitat de agosto y diciembre de 1936. Sólo con Cataluña es probable que los populares acepten la comarcalización.

Defensa de la provincia

Por el momento, y de acuerdo con las enmiendas presentadas, las minorías nacionalistas ven el proyecto excesivamente municipalista. El Grupo Popular es decididamente partidario del fortalecimiento de la provincia. Según Eduardo Martín Toval, secretario del Grupo Socialista, la ley "es difícilmente susceptible de cambios fundamentales para que haya acuerdos pero puede alegralos". Con la Minoría Catalana "hay expectativas de acuerdo".Con los vascos las conversaciones se prevén centradas en el tratamiento de la función pública local ya que su interés radica, entre otras cosas, en tener incidencia en el nombramiento de los secretarios de ayuntamiento. El PSOE, en este sentido, tiene decidido mantener la postura de que estos funcionarios van a tener el carácter de habilitados estatales.

Con los conservadores el consenso se presenta más difícil el consenso porque son decididamente partidarios de la provincia y por tanto de la potenciación de las diputaciones provinciales, a las que defienden como un objetivo de descentralización autonómica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de julio de 1984

Más información

  • El proyecto ha recibido 1.096 enmiendas de los partidos de la oposición