Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Lluvia de figuras extranjeras

Celtas, bretones y 'folkies'

Todos los géneros musicales tienen su público fiel y en muchos casos exclusivista. La música celta, ese aroma marítimo, viajero y refrescante que se desarrolla en Irlanda, Escocia, Gales, la Bretaña francesa y Galicia, cuenta con una amplia gama de adeptos que saben que la música no se divide en anticuada y de moda, sino en buena o mala. Ellos y cuantos estén dispuestos a degustar buenos sonidos musicales están de enhorabuena, porque el festival de Ortigueira, que el año pasado se anunció que se celebraba por última vez, convoca de nuevo a su veterana cita anual los días 21 y 22 de julio.En ese bello y acogedor rincón gallego volverán a escucharse las gaitas y bombardas por las calles, se bailará al son del pandero y se podrá disfrutar del placer de beber un vaso de buen vino mientras se hacen nuevos amigos.

Los veteranos irlandeses Chiefteains y los escoceses de la Butterfield Band serán los números fuertes. Además de ellos, actuarán los bretones Pnennou-Skoulm, un conjunto de gaiteros, como Bishop Briggs. Por parte gallega estarán Milladoiro -que no han faltado a ninguno de los festivales organizados en Ortigueira en todos estos años-, el grupo de baile Fiadeiro, Na Lua y, claro está, la Escola da Gaitas del lugar.

También estará la Escola da Gaitas en el festival que se celebrará unos días después, del 24 al 29 de julio, en Vigo. Compartirán cartel con los gaiteros escoceses de la Kebren Breft Str. Mark, los danzarines escoceses del Cowhie Iris Dance, los galeses Cromlech, los bretones Sonerien Du y, representando a Asturias, el grupo Beceño.

En el Mediterráneo, en Vilanova i la Geltrú concretamente, habrá música folk los días 27, 28 y 29 de julio. Kornog -de Escocia-, Jaky y Patrik Molard -de Bretafia-, Joe y Antoinette McKerma -que son irlandeses-, la corsa Elena Ledda y los alemanes del Blok Leyer Musick completan el programa. También se anuncia en este mismo festival la presencia de Alan Stivel, cuya calidad tuvimos ocasión de volver a comprobar recientemente en San Isidro, aunque aún está por confirmar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de junio de 1984