Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU montará instalaciones en Honduras para una eventual intervención en Centroamérica

Estados Unidos se propone realizar maniobras militares en Honduras hasta 1988 y construir allí instalaciones en apoyo del posible despliegue de tropas norteamericanas en la región, indica un informe del Pentágono. En el documento, de 20 páginas, enviado al Congreso y reproducido ayer por The Washington Post, el número dos del Pentágono, William Taft, explica que algunas de las instalaciones militares contempladas en Honduras servirían de apoyo a las tropas norteamericanas enviadas a la región en caso de aplicación del Tratado de Río, según el cual, Estados Unidos puede intervenir para defender a otros países en el hemisferio.

Un depósito de municiones aéreas, por un valor de 1,5 millones de dólares (unos 230 millones de pesetas), sería útil "en caso de que Estados Unidos tuviera que desplegar aviones tácticos en Honduras si decidiera suministrar ayuda militar, según lo contemplado por el Tratado de Río", escribe Taft. Otro depósito, por un valor de 2,9 millones, "reduciría significativamente el plazo requerido para que Estados Unidos diera asistencia militar en caso de necesidad", agrega el subsecretario de Defensa en su informe enviado esta semana al Congreso.Los planes descritos por el documento parecen contradecir la afirmación, reciente del jefe del Pentágono, Caspar Weinberger, de que no existen planes para el envío de tropas norteamericanas a Centroamérica. El presidente Reagan reiteró el miércoles que no quiere enviar soldados estadounidenses al área.

El primer paso

Por otra parte, el ministro nicaragüense de Asuntos Exteriores, Miguel d'Escoto, aseguro ayer que el Gobierno de Nicaragua "no dará nunca el primer paso en un enfrentamiento militar con Honduras" y que, "por el contrario, seguirá buscando todas las vías posibles para conseguir la paz".Responsables civiles y militares del Gobierno sandinista analizaron el pasado viernes, durante cinco horas, la tensa situación creada tras el derribó de un helicóptero hondureño sobre territorio de Nicaragua y la posterior expulsión del embajador de este último país en Tegucigalpa, calificada de "arbitraria" por Managua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 1984

Más información

  • Las maniobras militares continuarán hasta 1988