El fin de los periódicos del Movimiento

La fulminante ascensión de Editorial Prensa Canaria, SA

Editorial Prensa Canaria, SA, ha pasado a ser, con la adquisición de tres de los más importantes periódicos de la cadena del Estado, uno de los principales grupos de comunicación de este país. Antes de acudir a las subastas, estudiadas por este grupo milimétricamente desde que el anterior Gobierno de UCD anunció la liquidación de esta prensa, Prensa Canaria poseía en Las Palmas los periódicos, La Provincia, Diario de Las Palmas y Canarias Deportiva. Es propietaria, además, de tres emisoras de frecuencia modulada en Las Palmas, Telde y Santa Lucía y de una productora de vídeo.Como accionista mayoritario de este grupo figura Javier Moll, abogado-economista por Deusto, empresario nacido en Zaragoza hace 33 años, de padre mallorquín y madre abulense, que compró en 1978 Prensa Canaria por 500 millones de pesetas.

El hecho de que Javier Moll haya sido el principal promotor del Banco de las Islas Canarias, al que sigue ahora unido como miembro del consejo de administración, ha hecho pensar que ha recibido sus recursos financieros para la compra de los periódicos de la banca Garriga Nogués y de Banesto, a los que ha estado unido, especialmente a la primera.

Sin embargo, fuentes de responsabilidad financiera del grupo de Moll y de los dos bancos citados han desmentido que haya recibido crédito alguno de estas dos entidades financieras, en contra de lo que señalaban determinadas fuentes cercanas al empresario de Prensa. También se ha especulado con la posibilidad de que detrás de Javier Moll, persona no muy conocida hasta ahora tanto en el mundo de la Prensa como en el de las finanzas, existiera capital árabe.

En el proceso de compra de los periódicos La Nueva España, Información y Levante Javier Moll participa por lo menos con un 51% en el capital de cada una de estas empresas, que, según fuentes gerenciales, se han constituido como sociedades distintas entre sí y "que, por tanto, no mantendrán vinculación ni de servicios centrales ni en cuanto a contenidos ni en su estructura económico-financiera". Los directivos del grupo de Moll aseguran que no se puede hablar de truste o de holding para denominar la relación de estas nuevas empresas.

Moll ha buscado cubrir el 49% de las acciones restantes con dinero de la región en la que se encuentran los periódicos y para ello ha acudido a personas particulares, instituciones y sobre todo cajas de ahorro. "Con esto queremos hacer periódicos constitucionalistas, democráticos y pluralistas, muy arraigados en cada provincia o región", explican altos directivos de esta empresa. El paso siguiente será la reorganización del personal y la reconversión en aquellos casos en que sea necesario para hacer unos periódicos rentables.

En los últimos días Javier Moll ha viajado a Alicante y Valencia con el fin de integrar a entidades alicantinas y valencianas en las nuevas sociedades editoras de los diarios Información, que tiene una difusión media de 21.500 ejemplares y unos beneficios de 76 millones de pesetas, y Levante, que tiene una difusión media de 27.865 ejemplares diarios y unos beneficios globales de 160 millones de pesetas.

En medios profesionales valencianos se ha señalado que una empresa especializada en la gerencia de medios de comunicación significa la única esperanza de relanzar económica y profesionalmente el periódico valenciano. Al hilo de la credibilidad recuperada por Levante a lo largo del último año, parece probable que el actual director de la publicación, el periodista Jesús Prado, continúe en su puesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 28 de abril de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50