Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cairo rompe relaciones con El Salvador y Costa Rica por llevar sus embajadas a Jerusalén

Egipto ha roto relaciones diplomáticas con El Salvador y Costa Rica por la decisión de estos dos países centroamericanos de trasladar su Embajada en Israel desde Tel Aviv hasta Jerusalén. El Gobierno israelí ha protestado ante El Cairo por esta medida, recibida con "profunda estupefacción", según un portavoz israelí.

La decisión egipcia, adoptada el sábado, constituye un nuevo elemento en el cúmulo de diferencias israelo-egipcias. El Cairo viene a confirmar más claramente que hace dos años, cuando Costa Rica trasladó su Embajada, que se opone a la anexión israelí de Jerusalén Este y a la reunificación de la ciudad bajo soberanía israelí. Para Egipto, el sector oriental de Jerusalén sigue siendo territorio ocupado durante la guerra de 1967 y su estatuto definitivo debe acordarse en negociaciones, señala France Presse desde El Cairo.La medida se produce poco antes de que pasado mañana se conmemore el segundo aniversario de la evacuación israelí del Sinaí y es vista por los analistas como una forma de reactualizar el compromiso egipcio con el mundo árabe, que también se ha visto reforzado por el hecho de ser El Cairo la primera capital en suscribir la decisión del Comité Islámico para la Liberación de Jerusalén, adoptada el sábado en Fez. Este comité llamó al mundo árabe a cortar toda relación con los países que trasladen sus Embajadas a Jerusalén.

Tampoco es desdeñable la señal que la decisión egipcia supone para la Administración Reagan, sometida desde hace semanas a la presión de varios senadores que quieren lograr el traslado de la delegación diplomática norteamericana de Tel Aviv a Jerusalén. El presidente egipcio, Hosni Mubarak, ha sido uno de los primeros jefes de Estado árabes en alertar a la opinión pública internacional y a la norteamericana sobre las "consecuencias indeseables", en sus propias palabras, de este posible traslado, que, dice, haría perder a Estados Unidos toda su credibilidad en el área.

El Gobierno israelí, en todo caso, ha protestado enérgicamente ante la ruptura de relaciones de Egipto con los dos países centroamericanos y ha llamado a Jerusalén al encargado de negocios egipcio para manifestarle su "profunda estupefacción" por la represalia egipcia. El subdirector general para Asuntos de Oriente Próximo manifestó al diplomático egipcio su sorpresa por "la interferencia" egipcia en las relaciones de terceros países con Israel, que viola el acuerdo de paz egipcio-israelí suscrito en 1979, informa Reuter.

Otro elemento de tensión adicional entre ambos países se produjo la pasada semana, cuando buzos israelíes violaron la soberanía marítima egipcia al penetrar en aguas del Sinaí meridional para desencallar un yate frente al cabo de Ras Bukara. El barco, perteneciente a un comandante de la Marina israelí, encalló hace más de un año, y fue remolcado hasta el puerto de Eilat (ciudad israelí del golfo de Akaba) por un equipo de buzos sin autorización egipcia. El cónsul egipcio en Eilat fue llamado a El Cairo y cerrada la oficina el jueves. Ayer, sin embargo, el consulado volvió a funcionar.

Este conjunto de circunstancias coincide con el momento en que Egipto se dispone a reanudar sus relaciones diplomáticas con la Unión Soviética y después de producirse la filtración de una visita secreta del ministro de Defensa egipcio, Abdel Halim Gazalle, a Siria, país que aún mantiene rotas sus relaciones diplomáticas con El Cairo.

El embajador de Egipto en Israel fue llamado a consultas en septiembre de 1982, en señal de protesta contra la invasión israelí de Líbano, y desde entonces las relaciones diplomáticas egipcio-israelíes están congeladas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de abril de 1984

Más información

  • Israel lo considera una violación del acuerdo