Mondale refuerza su papel de rival demócrata de Reagan tras su victoria en Pensilvania

El ex vicepresidente norteamericano Walter Mondale ganó cómodamente a su principal adversario, el senador Gary Hart, en la elección primaria celebrada el martes en el Estado industrial de Pensilvania. Con su triunfo en estos comicios, Mondale ha superado ya la cota de la mitad de los delegados necesarios para lograr la designación demócrata como rival del republicano Ronald Reagan en las elecciones presidenciales del 6 de noviembre próximo. Los analistas consideran que los resultados de Pensilvania suponen prácticamente el fin de cualquier posibilidad de triunfo final de Hart.

Con el 98% de los votos contabilizados, Mondale había logrado el 47% de los sufragios, Hart el 35% y Jesse Jackson el 17%, Ante la convención nacional demócrata, a celebrar en San Francisco del 16 al 19 de julia, el ex vicepresidente de Jimmy Carter suma ya 1.070 delegados (1.967 es el mínimo necesario para lograr la designación del partido), frente a los 568 que acumula Hart y los 152 que siguen a Jackson. Hay otros 332 delegados no comprometidos y 60 que apoyan a otros aspirantes simbólicos al liderazgo demócrata."Ha sido una victoria muy importante", manifestó Mondale en Filadelfia, principal ciudad de Pensilvania y cuarta del país. "Los electores tiene todavía un largo camino para expresar sus deseos". "Continúo siendo un candidato válido", replicó desde su casa de Denver (Colorado) Gary Hart, que confía en obtener mejores resultados en los próximos comicios a celebrar en los Estados del Oeste.

Para el reverendo Jesse Jackson lo importante de la primaria de Pensilvania fue demostrar que su coalición arco iris (que enarbola la bandera de las minorías étnicas) es electoralmente válida. Jaskson obtuvo la mayoría de los votos en Filadelfia, donde la población de raza negra es mayoritaria, por delante de Mondale y Hart y a pesar de que el popular alcalde de la ciudad, el negro Wilson Goode, hizo campaña por Mondale.

Problemáticas 'nuevas ideas'

La maratón hacia la convención de San Francisco queda encabezada de un modo casi irreversible por Mondale, ajuicio de los observadores. El ex vicepresidente parece que ha logrado frenar el empuje inicial de Hart, que no acaba de convencer al electorado demócrata con sus nuevas ideas políticas, quizá demasiado liberales, sobre todo en materia de política exterior, para la sociedad norteamericana. Con su victoria en Pensilvania, Mondale no hizo sino confirmar las importantes victorias logradas en los Estados industriales y muy urbanos de Michigan, Illinois y Nueva York, considerados políticamente como claves en el panorama estadounidense.La campaña se desplaza ahora hacia los Estados del deprimido Sur y hacia los del rico Oeste. "La campaña va hacia nuestro territorio", dijo Hart, intentando dar moral a sus seguidores. Pero la matemática de la máquina electoral del Partido Demócrata destaca muy claramente a Walter Mondale, aunque Hart logre ganar en algunas de las próximas primarias y caucuses (elección a mano alzada en pequeñas asambleas locales).

Las próximas citas electorales para los demócratas serán, del 5 al 8 de mayo, las que han de celebrarse en los Estados de Tejas, Colorado, Luisiana, Indiana, Maryland y Carolina del Norte, con un total de 676 delegados en juego.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS