Mondale, con dos victorias, logra avanzar en su designación como candidato demócrata

Con otras dos victorias electorales, en Kansas y Virginia, el ex vicepresidente Walter Mondale logró el pasado sábado avanzar hacia la nominación como candidato del Partido Demócrata para la elección presidencial estadounidense del próximo 6 de noviembre. Mondale competía también con el senador Gary Hart en la elección de ayer en el Estado de Montana y preparaba su estrategia para la del próximo martes en el Estado de Connecticut."Ha sido una gran alegría ganar en el estado natal de Hart", comentó Walter Mondale al conocer los resultados del caucus, o voto por asamblea, del Estado de Kansas, donde Mondale ganó por el 49%. Gary Hart se situó en segundo lugar, con el 42%, y el reverendo de raza negra Jesse Jackson logró el 3,3%.

Por otra parte, en el Estado de Virginia Mondale figuraba también como favorito en la primera fase de consultas de caucus, seguido de Jackson, y sólo en tercer lugar Hart. Virginia tiene un largo proceso preelectoral, continuando los caucuses en varios distritos electorales durante la noche de hoy lunes, para no llegar, hasta finales de mayo, al número exacto de delegados que enviarán a la convención nacional demócrata, a celebrar del 17 al 20 de julio en San Francisco, foro del que finalmente saldrá el líder demócrata que deberá enfrentarse al presidente republicano Ronald Reagan en la elección presidencial del próximo mes de noviembre.

En número de delegados, la lucha por la nominación de San Francisco se reparte actualmente en 666 delegados para Mondale, 381 para Hart, 85 para Jackson y 271 no comprometidos, o independientes. De los 3.933 delegados que acudirán a la convención demócrata, es necesario ganar un mínimo de 1.967 para ser designado candidato a la presidencia de EE UU.

Aunque los caucuses en los estados de Kansas, Virginia y Montana no son de trascendental importancia en comparación con otros estados con mayor número de población y por consiguiente superior número de delegados en juego, los triunfos de Mondale tienen un sentido de gran significado simbólico.

Estas elecciones suponen un freno a Gary Hart, quien no ha logrado vencer de nuevo en ninguna otra elección primaria, o de caucus, desde el pasado supermartes, 13 de marzo.

"Ganaré la nominación", comentó Mondale, en Nueva York, ante los líderes sindicales de la central (AFL-CIO), la potente confederación que apoya con votos, infraestructura y dinero al ex vicepresidente Mondale. "Hart no es un Peter Pan de la política, no puede ganar, porque tiene casi ideas tan antisindicales como las del presidente Reagan", dijo, con dureza, Lane Kirkland, el presidente de la AFL-CIO.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La campaña se radicaliza cara a las dos importantes citas en los estados de Nueva York (3 de abril) y Pennsylvanla (10 de abril) debido al peso de ambas primarias, en el proceso de selección de delegados. Tanto Hart como Mondale centran actualmente todos sus esfuerzos en el Estado de Nueva York que aporta 285 delegados a la convención.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS