El voto sudista de Jackson

R. V. ENVIADO ESPECIAL, Para el reverendo Jesse Jackson, el supermartes electoral norteamericano, supone una prueba crucial, en la carrera demócrata a la candidatura presidencial norteamericana.

Jackson confía en ganar en el estado de Alabama, que cuenta con un 26% de la población de raza negra, y conseguir también buenos resultados en los estados de Georgia (con el 25% de población de raza negra) y Florida donde los ciudadanos negros suponen un 13% de los habitantes. La prueba sudista es de capital importancia. Si no obtiene una victoria en Alabama, donde los sondeos lo situan en buena posición, Jackson sufrirá un revés electoral de consecuencias capitales para el futuro de su campaña.

Más información
Más de 800 compromisarios en juego

"Soy David, contra Goliat" dijo Jackson en Birmingham (Alabama), en un reciente acto electoral. David contra Goliat en relación a los favoritos. para ganar la convención demócrata, Gary Hart o Walter Mondale. Es improbable que la campaña de Jackson aporte suficientes votos al activista y defensor de los derechos cívicos de los negros estadounidenses. Sobre todo después de los malentendidos originados entre Jackson y la potente comunidad judío-norteamericana que acusa al candidato demócrata de recibir dinero de organizaciones árabes. La réplica de Jackson calificando despreciativamente a los judíos, envenenó aún más las cosas.

Tampoco son favorables a Jackson las opiniones de otros personajes carismáticos de la minoría negra. Coretta, la viuda del reverendo Martin Luther King, decidió apoyar al candidato Walter Mondale -y no a Jackson- como aspirante demócrata a la presidencia de EEUU.

Con estas perspectivas, Jesse Jackson, que es un hombre pragmático, ha anunciado ya sus condiciones para apoyar al demócrata que salga mejor situado de la convención nacional de San Francisco, paso previo para competir por la Casa Blanca.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sin citar nombres, pero pensando en Gary Hart o Walter Mondale, el reverendo Jesse Jackson dijo que apoyará al líder que mejor defienda los intereses de la minoría negra. Una minoría de 26 millones de ciudadanos (en un total de 226 millones de habitantes en EEUU) que ningún aspirante a la presidencia de Estados Unidos puede marginar. Jackson, no llegará a la Casa Blanca, pero si habrá incrementado durante esta campaña su papel de liderazgo entre los negros estadounidenses.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS