Gary Hart, tras su nueva victoria en Wyoming, favorito frente a Walter Mondale ante el 'supennartes' electoral

Gary Hart, el senador demócrata por Ohio aspirante a la designación de su partido para la elección presidencial de Estados Unidos, es el favorito en los sondeos para ganar la mayoría de las elecciones primarias de mañana martes. El ex vicepresidente Walter Mondale se bate a la defensiva, mientras los restantes aspirantes en la carrera -el senador John Glenn, el líder negro para la defensa de los derechos cívicos Jesse Jackson y el ex candidato presidencial George MacGovern- cuentan con pocas probabilidades de ganar ninguna de las nueve elecciones primarias, o caucus, del denominado supermartes, que se celebra mañana.

Más información
Tele Hart

Hart continuó su racha de victorias al vencer el pasado sábado en el caucus (elección a través de asambleas en las que se vota a mano alzada o en grupo) del Estado de Wyoming. Hart logró el 6 1 % de votos, y Mondale, sólo el 36%. Inesperadamente, Hart había triunfado anteriormente también en las elecciones de los Estados de New Hampshire, Maine y Vermont.Para el candidato de las nuevas ideas, Gary Hart, de 47 años, la hora de la verdad llega mañana, con consultas electorales en nueve Estados (Florida, Massachusetts, Georgia, Washington, Alabama, Oklahoma, Hawai, Rhode Island y Nevada) más la isla de Samoa y el voto de los norteamericanos residentes en el extranjero. En total hay 511 delegados en disputa, entre los 1.967 que necesita el ganador de la convención nacional demócrata de San Francisco, donde concurrirán el próximo mes de julio 3.933 delegados del Partido Demócrata. Por el momento, Mondale cuenta con 136 delegados, y Hart, con 39.

Duelo en el Sur

Hace tres semanas Gary Hart era un candidato casi desconocido en los Estados del Sur norteamericano. Actualmente, los sondeos le dan como virtual ganador o lo sitúan muy cerca de Walter Mondale."Es un fenómeno de generación", dice Mike Abrams, el coordinador de la campaña de Hart en el Estado de Florida, una organización de campaña electoral que casi no existía hace unos días. ¿Qué ha pasado? La televisión ha hecho una bola de nieve de las victorias iniciales de Hart en los pequeños Estados del noreste de EE UU, propulsando al senador por Colorado al nivel de héroe en la campaña para la designación del candidato demócrata que el 6 de noviembre deberá enfrentarse al presidente republicano, Ronald Reagan. A diferencia de los demócratas, donde cinco candidatos, se disputan las elecciones primarias, el actual presidente Reagan no tiene oposición de otros candidatos serios dentro de su partido para ganar la convención republicana de agosto próximo en Dallas (Tejas).El momento político de Hart puede perjudicar a Walter Mondale, de 56 años de edad, el gran perdedor en el comienzo de esta larga carrera hacia la presidencia norteamericana. Hart es más dinámico, más joven, se mueve mejor ante las cámaras de televisión y, sobre todo, cuenta con una imagen de líder nuevo, con un estilo y unos tópicos que recuerdan la campaña del presidente John Kennedy a principios de los sesenta.

Lo que fue la generación contestataria de los años sesenta contra la guerra del Vietnam y a favor de pacifismo forma hoy la gran mayoría generacional de 40 años que, entre los demócratas y los independientes, vota por Hart.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

¿Podrá parar Mondale el espectacular avance de Hart? Para intentarlo, el ex vicepresidente mueve todos los resortes, incluido el de la visita a su ex jefe en la Casa Blanca, el ex presidente James Carter. "Hay que ver el tema como un análisis de debate y no tomar decisiones electorales frívolas", dijo Carter, hablando a favor de Mondale, durante un encuentro entre ambos políticos el pasado sábado en Plains (Georgia), el pueblo natal del ex presidente Carter, que fue electoralmente barrido en noviembre de 1980 por el actual presidente republicano, Ronald Reagan.

Candidato del pasado

Es aquel un mal recuerdo que, excepto en el Estado de Georgia, puede perjudicar a Mondale frente a Hart, al incrementar la impresión popular de que Mondale es un candidato del pasado; de un pasado -la Administración Carter-Mondale- que terminó casi en un caos político, debido en gran parte a la crisis originada por los 54 rehenes norteamericanos secuestrados durante 444 días en Teherán.En las primarias y caucus en los Estados del Sur en EE UU, también esperan resurgir -aunque con pocas probabilidades de lograrlo- otros dos aspirantes a la nominación del Partido Demócrata: el senador y ex astronauta John Glenn, que espera convencer al electorado demócrata más proconservador, y el reverendo Jesse Jackson, que confía en capturar el voto de las minorías negras, que representan hasta el 25% de la población en Estados como Georgia y Alabama y el 13% en Florida.

Para el liberal Georges McGovern todo el interés se centra en la primaria del Estado de Massachusetts, en el noreste de EE UU, donde, "si no logro el primer o segundo puesto, me retiraré", dijo McGovern. El supermartes, 13 de marzo, dará, en definitiva, la medida de si Hart es un fenómeno político temporal o tiene consistencia real como futuro candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos.

A los norteamericanos les gustan los ganadores. Prueba de ello es que el liberal Hart, desconocido hace tres semanas, es hoy favorito, incluso ante el presidente conservador Ronald Reagan, de 73 años de edad, a quien ganaría, según un sondeo Gallup, por el 52% de votos contra el 43%, naturalmente, si la elección presidencial de EE UU se celebrara hoy.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS