Gary Hart derrotó al favorito, Walter Mondale, en las primarias de New Hampshire

La inesperada victoria de Gary Hart en la elección primaria celebrada el pasado martes en el Estado de New Hampshire, anima la carrera para el nombramiento del candidato demócrata que deberá enfrentarse al presidente republicano, Ronald Reagan, en la elección presidencial del próximo día 6 de noviembre.

Contra todas las previsiones, Hart ganó, con el 40% de los votos, al favorito inicial, el ex vicepresidente demócrata Walter Mondale, que sólo alcanzó el 29% de votos. El senador y ex astronauta, John Glenn, logró el tercer puesto, con el 13%; el líder de la minoría negra, Jesse Jackson, el 6%; el ex candidato presidencial demócrata en 1972, George McGovern, obtuvo el 5%; el senador por Carolina del Sur, Ernest Hollings, el 4%; el senador por California, Alan Cranston, el 2%, y el ex gobernador de Florida, Reubin Askew, el 1%. En vista de los resultados, Cranston decidió retirarse de la. campaña.Entre los candidatos republicanos, el actual presidente, Ronald Reagan, no tuvo ningún problema. Consiguió el 98% de los votos de su partido más un significativo 5% por parte de electores demócratas que, descontentos con su partido, dieron también el voto a Reagan.

El largo y complejo sistema electoral norteamericano comienza ahora, con elecciones primarias y caucus, según los casos, en cada Estado de la Unión. En los caucus se celebran asambleas en las que se vota a mano alzada o en grupo. En las primarias, en cambio, el voto es directo y secreto. Los vencedores en estos sufragios obtienen delegados, en número directamente relacionado con la población de cada Estado y con el número de votos obtenidos. Estos delegados acuden a las convenciones nacionales (la demócrata, del 16 al 19 de julio, en San Francisco; la republicana, del 20 al 23 de agosto, en Dallas). En estas convenciones se eligen a los dos candidatos que participan en la elección presidencial, prevista para el 6 de noviembre. Este día no se elige en realidad al inquilino de la Casa Blanca sino a un colegio electoral, formado por compromisarios que, a su vez, eligen al presidente y al vicepresidente, aunque su votación sea ya un acto puramente formal. En cada Estado, el candidato ganador obtiene la totalidad de los compromisarios, aunque su victoria sea mínima. En total, hay un proceso electoral de nueve meses de duración, sin precedentes en los sistemas electorales europeos.

El hombre de las ideas nuevas

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"Los norteamericanos desean ir hacia el futuro y no regresar al pasado", dijo Gary Hart, el sorprendente ganador del martes. Celebrando la victoria en Manchester, en medio del júbilo de sus partidarios y acompañado de su esposa Lee, y su hija Andrea, el senador por Colorado Gary Hart demostró, ante todo, que Walter Mondale "no es invencible".

Hart se presenta como un líder de ideas nuevas, con ganas de regenerar el Partido Demócrata, capaz de borrar el mal recuerdo de la Administración Carter-Mondale Los electores de New Hampshire fueron sensibles a sus ideas al dar 39.062 votos a Hart, contra 27.710 para Mondale.

Firme defensor de una "congelación de armas nucleares", opuesto a la fabricación de los misiles intercontinentales MX y al superbombardero B- 1, partidario de negociaciones con la URSS y de la reducción del gasto militar en EE UU, Gary Hart fue escuchado, sobre todo, por el electorado joven. Su estilo kennedyano, con una campaña de contacto directo con el público, dio buen resultado al mostrar su interés por el medio ambiente y prometer nuevos programas federales para la educación, la creación de puestos de trabajo en obras públicas y la dotación de incentivos a las empresas.

"La campaña sólo ha comenzado. Ganaré la designación demócrata", comentó, con amarga sonrisa Mondale, el gran perdedor. El hombre a quien todos los sondeos daban como favorito, confia en remontar la pendiente a lo largo de las próximas elecciones primarias. Cuenta con el apoyo del aparato del Partido Demócrata, los sindicatos, los maestros y con unas arcas repletas de dólares (unos diez millones, equivalentes a unos 1.500 millones de pesetas).

Conseguir 1.967 delegados

Mientras Hart y Mondale se disputan las preferencias del electorado liberal demócrata, John Glenn, con ideas más conservadoras, queda rezagado a un tercer puesto. "Lo importante es que New Hampshire ha dado un giro a la campaña al mostrar la vulnerabilidad de Mondale", dijo Glenn. El ex astronauta y senador por el Estado de Ohio, Glenn, salió en campaña hacia varios Estados del sur de EE UU, donde el 13 de marzo se celebrarán, bien elecciones primarias, bien caucus.

New Hampshire ha sido sólo el segundo peldaño de la larga campaña electoral (el primero fue el caucus de Iowa el pasado día 20 de febrero). Quedan elecciones primarias y caucus en los restantes 50 Estados de la Unión.

En New Hampshire, Hart ganó 11 delegados, y Mondale siete, por lo que el número de delegados con que cuenta actualmente cada candidato (incluidos los 164 de la Cámara de Representantes, casi todos partidarios de Mondale), es el siguiente: Walter Mondale, 136; Gary Hart, 18; John Glenn, 17; Alan Cranston, 11; Jesse Jackson, 10; Reubin Askew, 4; Ernest Hollings, 4; George McGovem, ninguno, y no comprometidos, 32. Para ganar la candidatura demócrata es necesario contar con un mínimo de 1.967 delegados de los 3.933 que participarán en la convención nacional de San Francisco.

En las elecciones del martes 13 de marzo hay unos 500 delegados en juego repartidos en los Estados de Alabama, Florida, Massachusetts, Georgia, Nevada, Oklahoma, Rhode Island, Washington, Hawai y Samoa Americana.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS