Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El magistrado Jaime Rodríguez Hermida, suspendido de sus funciones por su presunta implicación en el 'caso' Bardellino'

El magistrado de la Sala Tercera del Tribunal Supremo Jaime Rodríguez Hermida ha sido suspendido provisionalmente de sus funciones por la sección disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial, por su presunta implicación en la puesta en libertad del jefe de la Camorra napolitana, Antonio Bardellino. Según un comunicado oficial de la citada sección disciplinaria, difundido por la oficina de prensa del alto organismo, Hermida es suspendido al ser considerado como "posible autor de la falta disciplinaria, prevista en la vigente Ley Orgánica del Poder Judicial, de recomendar a jueces y Tribunales negocios pendientes en juicios contradictorios o causas criminales'".La sección disciplinaria del Consejo ha decidido "no acordar por ahora, igual medida con res pecto al magistrado Ricardo Varón Cobos, dado el distinto ámbito de actuación de uno y otro, y de sus posibles consecuencias".

El organismo ha incoado expediente disciplinario a los dos magistrados citados, Rodríguez Hermida y Varón, y ha propuesto al presidente del Tribunal Supremo, que tambié.n lo es del Consejo General del Poder Judicial, Federico Carlos Sairíz de Robles, que designe como instructor del expediente a Agustín Muñoz Álvarez, presidente de sala del Tribunal. Supremo.

El Consejo ha decidido también remitir al fiscal general del Estado, Luis Antonio Burón Barba, certificación de las actuaciones realizadas hasta ahora por el magistrado Eduardo Fernández Cid, "por si de las mismas se dedujera la existencia de algún delito".

Estas decisiones han sido adoptadas a raíz del informe emitido por el magistrado Fernández Cid, instructor de las diligencias informativas practicadas en relación con la libertad provisional bajo fianza de Antonio Bardellino, Tonino, que fue decretada por el magistrado Ricardo Varón Cobos que ocupaba interinamente el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, al que correspondió la extradición solicitada por las autoridades italianas.

Declaración voluntaria

Fuentes jurídicas solventes manifestaron a este periódico que la decisión sobre la suspensión de Rodríguez Hermida ha estado motivada en la declaración voluntaria que el magistrado prestó ante el instructor de las diligencias informativas. Hermida, al tener rango superior al instructor, podía ser citado únicamente como testigo, y tenía la potestad de que el instructor se trasladara a su despacho para recibirle la declaración. Además tampoco podía ser investigado por el magistado que practicó las diligencias.Las mismas fuentes manifestaron que, en la declaración, Rodríguez Hermida había reconocido que mantiene relaciones sentimehtales con Josefa Suárez, y que ésta se había interesado por la libertad de Bardellino. Hermida, por agradar a Josefa Suárez, recabó información sobre el caso a Ricardo Varón y aunque le preguntó si podía poner en libertad a Tonino, le recomendó que tomara precauciones para que no se le escapara. Varón impuso a Bardellino una fianza de cinco millones de pesetas, que no suelen ser usuales, salvo en delitos monetarios.

El magistrado Rodríguez Hermida, según las fuentes citadas, explicó al instructor de las diligencias que no había recibido dinero, ni se lo habían ofrecido, por las gestiones realizadas, aunque tampoco descartaba que personas ajenas a la administración de justicia hubieran recibido una recompensa económica por la puesta en libertad del mafioso.

Por otra parte, el abogado defensor de Bardellino, Darío Fernández, manifestó ayer en una conferencia de prensa que su cliente no había tenido nada que ver con las supuestas presiones que culminaron con su puesta en libertad, y que el más perjudicado por la cuestión era él mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de febrero de 1984

Más información

  • Se ha abierto expediente también al Juez Ricardo Varón Cobos