Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hoy se celebran las elecciones vascas, marcadas por la agresividad verbal y el terrorismo

La jornada de reflexión con que concluyó ayer la campaña electoral en el País Vasco se cerró con la noticia del asesinato del presunto miembro de ETA Militar Eugenio Gutiérrez, refugiado en Idaux-Mendi, una pequeña localidad en el sur de Francia próxima a la frontera con Huesca. El atentado fue reivindicado por los denominados Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), cuando todavía se vivía en Euskadi la conmoción por la muerte del senador socialista Enrique Casas.

Así, puede decirse que la campaña electoral, culminada por la violencia terrorista y la agresividad verbal entre los aspirantes a representar al pueblo vasco en el Parlamento, ha venido a dar la razón a los más escépticos, que se temían este enrarecido am biente apenas se anunció la con vocatoria de estos segundos comicios autonómicos.Por lo demás, la jornada de reflexión transcurrió ayer en Euskadi sin otras novedades que el mal tiempo meteorológico, frío y nieve que, según los pronósticos continuarán hoy, con posible incidencia abstencionista entre el más de millón y medio de ciuda danos con derecho a voto. A pesar de la diferencia demográfica existente entre las tres provincias, el futuro Parlamento autónomo que resulte elegido hoy contará con 75 escaños, repartidos equitativamente en 25 parlamentarios por cada territorio histórico.

Según las previsiones del Gobierno autónomo, a las diez de la noche podrán conocerse los resultados electorales, centralizados en un ordenador instalado en la sede central del Ejecutivo vasco, en Vitoria.

Con el atentado perpetrado ayer en la localidad francesa de Idaux-Mendi, los GAL han cometido cinco asesinatos desde que írrumpieron en la actividad terrorista en diciembre de 1983. Todas las fuerzas políticas vascas condenaron ayer este nuevo atentado. El presidente del Gobierno, en una nota difundida anoche, reprobó y condenó "con absoluta firmeza" este asesinato, que se produjo cuando el presunto etarra se dirigía a su domicilio, procedente de una academia que imparte el euskera entre los refugiados vascos.

El supuesto militante de ETAm fue alcanzado por dos disparos, efectuados, según todos los indicios, con un fusil de mira telescópica tipo Remington, que le alcanzaron en el corazón.. Los GAL, en llamada telefónica a la sede de la agencia Efe en Madrid, se atribuyeron el atentado. .

Páginas 13,14 y 15

Editorial en la página 10

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de febrero de 1984

Más información

  • Un presunto 'etarra', asesinado por los GAL en una pequeña localidad del sur de Francia