Walter Mondale se perfila como el candidato demócrata a la Casa Blanca tras su aplastante victoria en el 'caucus' de lowa

La aplastante victoria de Walter Mondale en el Estado de lowa sobre los restantes candidatos demócratas que buscan la nominación de su partido a la Casa Blanca le confirma como principal favorito, para disputar a Ronald Reagan la presidencia de Estados Unidos. Las elecciones del lunes en lowa trajeron la sorpresa de la derrota del ex astronauta John Glenn y la no menos sorprendente aparición como segundo hombre del partido del liberal senador por Colorado Gary Hart.

Más información
Conservadores y liberales

El caucus celebrado en la noche del lunes en lowa es el primer acto de una larga serie que tiene como fin elegir los delegados que en la convención demócrata de San Francisco, el próximo mes de julio, han de elegir al candidato de su partido a la presidencia. lowa, Estado del medio Oeste estadounidense, supuso el hundimiento del ex astronauta y senador John Glenn, que sólo alcanzó el 3% del voto, frente al triunfo del ex vicepresidente Mondale, que cosechó el 52' 0 de los votos. Otra sorpresa de talla fue el resultado obtenido por el joven senador del Estado de Colorado, el liberal Gary Hart, con el 15% de votos. El ex senador George McGovern logró el 9%. El senador de California Alan Cranston, el 7%. El reverendo Jesse Jackson empató con Reubin Askew, y, finalmente, Ernest Hollings no llegó ni al 1% de los votos.Entre los republicanos la contienda sólo fue un acto electoralista por parte del presidente, Ronald Reagan, al no existir ningún otro contrincante frente a las intenciones de reelección del actual equipo de la Casa Blanca, formado por el presidente, Reagan, y el vicepresidente, George Bush. Pero Reagan no quiso perder la ocasión de estar también presente en las pantallas de llelevisión y primeras páginas de los diarios, para no dejar el monopolio a los demócratas.

Reagan acudió a Des Moines, en lowa, para un acto populista, con palabras de confianza en la recuperación económica, expresiones (de "los detuvimos" para referirse a la victoria en la isla de Granada y ataques al expansionismo cubano- sovié tico en Centroamérica, pero sin ninguna palabra o alusión para la delicada situación en Oriente Próximo, de donde Washington ha comenzado a retirar a los marines. "América, América", "Reagan-Bush para otros cuatro años", fueron los lemas coreados en Des Moines por millares de partidarios de Reagan. El presidente acudió también a su ex emisora de radio, Who, donde hace casi 50 años comenzó una carrera profesional que le llevó de comentarista deportivo a presidente de Estados Unidos, tras un largo paréntesis como actor de segunda fila en Hollywood.

Euforia de Mondale

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"Estoy preparado para ganar esta elección". "Estoy preparado para ganar a Ronald Reagan""Estoy preparado para ser presidente de Estados Unidos", clamó Walter Mondale, lleno de júbilo, ante sus excitados seguidores. Mondale criticó duramente a Reagan y a su política, tanto en el plano nacional, economía en particular, como en relaciones exteriores, negociaciones sobre armamentos y situación en Oriente Próximo.Mondale sería hoy presidente de Estados Unidos, según los sondeos del principal diario local, Des Moines Register, si se hubiese tratado de la elección final y, naturalmente, sólo hubiesen votado los tres millones de habitantes de lowa. El sondeo daba preferencia a Mondale sobre Reagan por 53 contra 39. Pero faltan más de ocho meses para el veredicto final del 6 de noviembre, y Mondale, aunque favorito entre los demócratas, debe aún recorrer el largo camino de las restantes elecciones primarias y caucus en los demás Estados de la Unión para lograr la nominación de su partido, primero, y poder enfrentarse, más tarde, ante los 90 millones de norteamericanos que se espera tendrán derecho a votar, sobre una población total de 226 millones.

Siguiendo la caravana política, tanto demócratas como republicanos han trasdadado ahora su campaña al Estado de New Hampshire, en el noreste del país, donde se prepara la primera gran prueba -con voto directo- para el próximo martes día 28.

Mondale es el gran favorito. Hart puede confirmar que es el voto de los progresistas por sus planteamientos proecologistas, antinucleares y pacifistas, junto a políticas de tono social para los norteamericanos. Jackson deberá demostrar que puede ser un candidato serio. McGovern continuará en su campaña con palabras que le identifican un tanto como la buena conciencia de los demócratas. Glenn, por el contrario, deberá intentar resurgir sí quiere seguir en liza.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS