Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inminente firma de un acuerdo de seguridad entre Suráfrica y Mozambique

Johannesburgo

El ministro de Asuntos Exteriores surafricano, Pik Botha, viaja hoy a Mozambique para mantener conversaciones de alto nivel que, según los observadores, deben concluir con la firma de un acuerdo de seguridad después de años de hostilidades.La delegación presidida por Botha, de la que forman parte el ministro de Defensa, Magnus Malan, y el de Orden Público, Louis Legrange, tiene previsto reunirse en Maputo con una comisión mozambiqueña encabezada por el ministro de Asuntos Económicos, Jacinto Soares Veloso.

Representantes de los dos países se entrevistaron el pasado 16 de enero con el fin de estudiar fórmulas para buscar la paz y la seguridad después de años de tensión. Ese encuentro fue considerado un éxito.

Las conversaciones que hoy tendrán lugar en Maputo pueden despejar el camino para una cumbre entre el primer ministro surafricano, Pieter Botha, y el presidente mozambiqueño, Samora Machel. El tema de la seguridad está considerado como la clave para conseguir una mejora de las relaciones entre los dos vecinos ideológicamente enfrentados. Pretoria quiere que Maputo retire el apoyo a grupos nacionalistas negros como el Congreso Nacional Africano (ANC) que, según los surafricanos, lanza desde Mozarnbique sus ataques contra Suráfrica.

Mozambique, por su parte, acusa a Pretoria de sostener al Movimiento de Resistencia Nacional de Mozambique (MNR), que pretender derribar al Gobierno marxista de Machel.

Los analistas aseguran que en las últimas semanas han aparecido varios síntomas de que es posible un acuerdo en materia de seguridad entre los dos países.

Los periódicos surafricanos destacan la importancia de ese posible acuerdo. The Sunday Express aseguraba en un reciente editorial que "el viaje de Pik Botha a Maputo es la evidencia de un progreso". "El proceso de distensión se ve más real y prometedor que todo lo que hemos conocido desde hace más de una década", afirmaba The Johannesburg Sunday Times.

El progreso en las negociaciones llega en un momento en que la economía mozambiqueña se enfrenta a una profunda crisis y el Gobierno de Sarnora Machel está buscando más ayuda de los países occidentales.

Suráfrica empieza negociaciones con sus vecinos, después de años de enfrentamientos, para crear una banda de cooperación a lo largo de las fronteras. El pasado jueves, Suráfrica y Angola llegaron a un acuerdo para crear una comisión que garantice la seguridad en la frontera con Namibia. Estados Unidos está ansioso por conseguir resultados positivos en su política de buscar compromisos constructivos con Suráfrica, y parece haber alentado las negociaciones en que ahora está inmerso el Gobiemo de Pretoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 1984