Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lesiones de los heridos evolucionan bien, aunque Alfonso de Borbón continúa grave

El duque de Cádiz, Alfonso de Borbón, su hijo Luis Alfonso y la institutriz de este último, Manuela Sánchez Prat, evolucionan satisfactoriamente en su estado general, motivo por el cual pudieron ser trasladados ayer desde Pamplona a Madrid, según el último parte médico facilitado por el Hospital Provincial de Navarra. No obstante, el duque de Cádiz continúa grave.Es muy probable que Luis Alfonso de Borbón sea dado de alta en los próximos días y sea trasladado al domicilio particular de sus tíos, Mariola Martínez-Bordiú y Rafael Ardid, donde permanecerá en período de convalecencia y en compañía de sus dos primos, hijos de este matrimonio. Manuela Sánchez Prat, por su parte, podría ser trasladada a Córdoba, donde se encuentran sus familiares, hasta su plena recuperación.

Los tres heridos se encontraban en el Hospital Provincial de Navarra desde el pasado domingo 5 de febrero. El accidente ocu rrió a las ocho de la tarde de ese mismo día, cuando el automóvil conducido por el duque de Cádiz, un Citroën CX Palace, colisionó con un camión, después de saltarse un stop, informa Carmelo C. Ridruejo.

Los cuatro viajeros del automóvil -su conductor, el duque de Cádiz, sus dos hijos, Francisco y Alfonso, y la institutriz Manuela Sánchez Prats-, resultaron con heridas gravísimas y fueron trasladados a Pamplona. El martes 8 de febrero falleció Francisco de Borbón.

De los heridos, el de mayor gravedad fue el duque de Cádiz, que permaneció varios días en estado de coma, aunque se ha ido recuperando lentamente de sus heridas. Alfonso de Borbón, que ya ha recobrado la consciencia, desconoce aún la muerte de su hijo. Por ahora, sus familiares, dado el débil estado en que se encuentra, han preferido ocultárselo, ante el peligro de que sufriera un fuerte choque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 1984