El PCE impulsará movilizaciones pacifistas en favor de un referéndum sobre la OTAN

Santiago Carrillo y sus partidarios votaron en contra de la propuesta de reorganización del trabajo de la dirección del Partido Comunista de España (PCE) hecha por Gerardo Iglesias al término de la reunión que el Comité Central del PCE ha celebrado en Sevilla. El comité central aprobó casi unánimemente una resolución muy dura contra la política económica y social del Gobierno, y acordó impulsar las movilizaciones de carácter pacifista y en favor del referéndum sobre la OTAN.

La prepuesta de reestructuración de los trabajos en el seno del comité central obtuvo 51 votos a favor, tres abstenciones y 20 votos contrarios, estos últimos procedentes del sector carrillista, que considera muy sesgado el criterio propugnado por el equipo de Gerardo Iglesias para la formación de las áreas de trabajo y los nombramientos de sus responsables.En base a estos criterios, el trabajo del comité central ha quedado estructurado en siete grandes áreas, a cuyo frente se han situado destacados líderes del sector mayoritario del PCE, como Simón Sánchez Montero, Enrique Curiel, Nicolás Sartorius y Andreu Claret. También se acordó una revisión del tradicional funcionamiento del comité central, basado en un informe amplio del secretario general y un resumen hecho por él mismo al final de la discusión, por entenderse que "este método, aplicado sistemáticamente, condiciona el debate y personaliza en exceso la elaboración de la política general del partido".

Otras nuevas normas organizativas establecen que los miembros del comité central conocerán de antemano la duración máxima de las sesiones plenarias y los informes que vayan a ser debatidos en ella, que se regularán las intervenciones en base a turnos cerrados y que se agilizará la información interna del comité y las organizaciones inferiores.A pesar de las diferencias sobre organización, la unanimidad fue prácticamente total a la hora de aprobar la resolución sobre la situación política y económica, que obtuvo 70 votos a favor y cinco abstenciones. En la resolución se critica con especial dureza la política económica del Gobierno, de la que se afirma que "se basa en la idea errónea de que disminuyendo los sueldos, salarios y pensiones reales aumenta el beneficio privado y con ello la inversión generadora de empleo".

Según los comunistas, hace falta otra política que se asiente en la solidaridad y en la negociación con las fuerzas sociales sobre temas como la reconversión industrial y la reforma agraria. Para conseguir este cambio de política, el PCE seguirá impulsando las movilizaciones populares.

Por otra parte, el PCE se propone reforzar su campaña contra la permanencia de España en la OTAN y apoyar una concentración nacional convocada por distintos grupos pacifistas, el próximo día 3 de junio en Madrid.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS