Los bomberos recuperan del estanque del Retiro el cadáver de un empleado del 'metro'

El cadáver de Luis Miguel Parra fue encontrado poco antes de las 18 horas de ayer en las frías aguas del estanque del Retiro por los bomberos madrileños, después de siete horas de búsqueda. Luis Miguel terminó a las 6.00 horas su jornada nocturna en el metro, pero no regresó al piso que compartía con su madre en la glorieta de Bilbao.

Unas tres horas después, unos guardas del parque del Retiro encontraron en el embarcadero del estanque su Vespino color calabaza atado a una verja y al lado, dobladas y ordenadas, todas sus ropas. Al parecer, Luis Miguel Parra pereció, según los indicios, al intentar cruzar a nado el lago del parque. En la madrugada de ayer, Madrid registraba una temperatura de dos grados bajo cero y soportaba ese viento helado que los castizos denominan viruji. Según todos los indicios, Luis Miguel Parra, soltero, de 33 años de edad, decidió atravesar a nado, en esas duras circunstancias meteorológicas, el estanque del Retiro.Luis Miguel dejó en el embarcadero, situado al lado de la glorieta de los Galápagos, su ciclomotor y sus ropas, con la documentación dentro. En el previsible punto final de su ejercicio natatorio, al otro extremo del estanque, al lado de la glorieta de la Alcachofa, depositó su mono de trabajo y los restos de la cena de la noche anterior, incluyendo un termo con café caliente.

El vehículo y los dos paquetes con ropa fueron encontrados hacia las 9 horas por los guardas del parque, que avisaron a la policía. Todo parecía indicar que Luis Miguel Parra había intentado la hazaña de cruzar 200 metros de aguas heladas y que su cuerpo desnudó no pudo soportarlo y se hundió en las profundidades del estanque. No obstante, la policía no descarta por completo la posibilidad de un suicidio. A las 11 horas, un equipo de buceadores de los bomberos madrileños se arrojaba al estanque en busca del cadáver. Sin embargo, la frialdad del agua era tal que los buceadores, pese a ir protegidos con trajes de goma, no pudieron resistir y hubieron de seguir la búsqueda a bordo de barcas.

La dramática búsqueda fue seguida en todo momento desde el embarcadero, junto a numerosos curiosos, por dos hermanos del desaparecido. "Luis Miguel es un chico normal y sano", manifestaron sus hermanos, quienes añadieron que en alguna ocasión habían escuchado que el desaparecido gustaba de bañarse en el Retiro. La madre de Luis Miguel Parra fue informada de la desaparición de s u hijo, pero no de las extrañas circunstancias en que se produjo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS