Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los tres ejércitos quedan integrados por prímera vez en la estructura orgánica y funcional de Defensa

Los ejércitos de Tierra, Mar y Aire han quedado integrados por primera vez en la estructura orgánica y funcional del Ministerio de Defensa, tras la reciente aprobación, en el último Consejo de Ministros, del real decreto por el que se reestructura el departamento. En el decreto se establecen dependencias funcionales de direcciones generales del ministerio para órganos militares que hasta ahora dependían de los correspondientes jefes de los ejércitos, como los departamentos de Enseñanza y Personal. Con la aprobación del decreto se ha dado un paso fundamental en la creación de un verdadero Ministerio de Defensa, dividido hasta ahora en tantos ministerios como ejércitos.

El real decreto es el primer texto legal en el que los tres ejércitos aparecen integrados en el organigrama del ministerio. Tras la reestructuración, el Ministerio de Defensa se define como "el órgano de la Administración central del Estado encargado de la ordenación, coordinación y ejecución de las directrices generales del Gobierno en cuanto se refiere a la política de defensa". El departamento se estructura, básicamente, en Estado Mayor de la Defensa, Secretaría de Estado de la Defensa (la denominación definitiva no será ésta), la Subsecretaría del Ministerio de Defensa, el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire.El Centro Superior de Información de la Defensa (CESID) y la Guardia Civil dependerán directamente del ministro. Como órganos asesores y consultivos, también dependen del ministro de Defensa el Consejo Supremo de Justicia Militar, con independencia de sus competencias judiciales, y los consejos superiores de los tres ejércitos.

Defensa tendrá un bloque militar, encabezado por el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), "principal colaborador del ministro en el planeamiento y ejecución de los aspectos operativos de la política militar". El JEMAD, siglas que han sido admitidas oficialmente desde hace sólo una semana, "ostentará la representación del ministro cuando éste se la encomiende, y en especial la de las Fuerzas Armadas ante las organizaciones militares internacionales". Es decir, que el JEMAD será el principal representante militar español ante la OTAN.

Las Fuerzas Armadas, constituidas por los tres ejércitos, quedan bajo la autoridad directa del ministro, no del JEMAD, y se estructuran en un Estado Mayor de la Defensa y los tres ejércitos. Los jefes de los estados mayores de los tres ejércitos, "bajo la autoridad y dependencia directa del ministro de Defensa, son responsables ante el ministro de Defensa de mantener en todo) momento en sus respectivos ejércitos la máxima eficacia ( ... ), desarrollar el Plan Estratégico Conjunto ( ... ), definir la doctrina militar correspondiente ( ... ), velar por la moral, espíritu y disciplina en su ejército".

Del JEMAD dependerán el Centro Superior de Estudios de la Defensa (CESEDEN), el Estado Mayor Conjunto (EMACON) -cuyo jefe es el general de división Miguel Íñiguez del Moral- y la Dirección General de Política de Defensa, que contará con las subdirecciones generales de Asuntos Nacionales, Asuntos Internacionales y Estudios y Planes. La subdirección de asuntos internacionales "se encarga de coordinar los asuntos internacionales de Defensa y de preparar y tramitar lo relacionado con tratados, acuerdos y convenios de interés militar".

Reforzada la DGAM

El secretario de Estado de la Defensa, cargo para el que será nombrado el miércoles el actual subsecretario Eduardo Serra, "es el principal colaborador del ministro en los asuntos relativos a la gestión y control de los recursos económicos, la política de armamento y material y la de infraestructura de la defensa. La Dirección Genciral de Armamento y Material (DGAM), dependiente de esta secretaría de Estado, tendrá a su cargo la preparación y propuesta de la política del departamento en cuestiones de armamento y material de defensa, así como atender a la promoción, mejora y desarrollo de cuanto afecte a la industria nacional de armamento.

La reforma de la enseñanza

A la Subdirección General de Adquisiciones, dependiente de la DGAM, le corresponde "la negociación y seguimiento de los programas de compensaciones industriales y económicas derivadas de compras en el extranjero", así como "la coordinación, apoyo y control de los programas de exportaciones de armamento y material". Igualmente, las subdirecciones de Industrias de la Defensa y de Tecnología e Investigación tendrán amplias competencias en la promoción y orientación de la industria de defensa y en la proposición de los planes industriales De esta forma, la DGAM ha asumido más amplias competencias, de acuerdo con la actual política gubernamental de fomentar la industria nacional de armamento.El subsecretario de Defensa que encabezará el tercer gran bloque del departamento, "es el principal colaborador del ministro en la dirección de la política de personal y en la responsabilidad del régimen interior del ministerio". La Dirección General de Personal, la más importante de la subsecretaría, contará con una Subdirección General de Personal, a la que, entre otras cosas, le corresponderá "proponer y desarrollar estudios y planes relativos a armas, cuerpos, escalas, plantillas, ingresos en academias y escuelas y situaciones militares". Por tanto, esta subdirección tendrá un gran protagonismo en la reducción de la plantilla del Ejército, cuyos 42.000 profesionales quedarán reducidos a 36.000 en los próximos seis años.

A la Subdirección General de Enseñanza, también dependiente de la subsecretaría, le corresponderá desarrollar, promover y coordinar las gestiones encaminadas a la reforma de la enseñanza militar, reforma que se acometerá a lo largo de este año.

"Dependerán funcionalmente de la Dirección General de Personal", también dependiente de la subsecretaría, "los organismos competentes en materia de personal, enseñanza y acción social de cada uno de los ejércitos.

La Dirección General de Relaciones Informativas y Sociales de la Defensa (DRISDE) estará integrada orgánicamente en la subsecretaría, pero dependerá funcionalmente del ministro de Defensa.

Con esta organización del Ministerio de Defensa, los respectivos cuarteles generales de los tres ejércitos han perdido gran parte de la autonomía que tenían hasta ahora para su funcionamiento interno. Sin embargo, ninguno de los altos cargos militares ha realizado crítica alguna al contenido del decreto de reestructuración. Según fuentes oficiales del Ministerio, en los propios estados mayores de los ejércitos "se tiene el convencimiento de que las actuales estructuras impiden en muchos casos una planificación global de las políticas militar y de Defensa". Las mismas fuentes han indicado que la reestructuración aprobada no será aplicada inmediatamente, sino de forma progresiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de enero de 1984

Más información

  • La reestructuración del ministerio, un paso fundamental en la creación de un verdadero departamento de Defensa