Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Consejo de ministros

El Gobierno aprueba la renovación de todos los miembros de la Junta de Jefes de Estado Mayor

El Consejo de Ministros aprobó ayer, como estaba previsto, la renovación total de los cuatro miembros de la Junta de Jefes de Estado Mayor. El almirante Ángel Liberal Lucini, hasta ayer capitán general de la Zona Marítima del Cantábrico, fue nombrado jefe del Estado Mayor de la Defensa. Como jefes de los estados mayores de Tierra, Mar y Aire, fueron designados, respectivamente, el teniente general José María Sáenz de Tejada (ex capitán general de Madrid), el almirante Guillermo Salas (ex segundo jefe del Estado Mayor de la Armada) y el teniente general José Santos Peralba (ex subsecretario de Política de Defensa). El Gobierno designó también capitán general de Madrid al teniente general Gustavo Urrutia, primer capitán general que no participó en la guerra civil.

El jefe del Estado Mayor de la Defensa permaneció durante la mañana de ayer en Madrid, adonde se había desplazado el lunes para asistir a la reunión del Consejo Superior celebrada el martes. El almirante visitó ayer al ex jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante Saturnino Suanzes, con quien charló durante cerca de media hora en el Cuartel General de la Armada. Poco después de mediodía, se desplazó a Cartagena, sede de la Capitanía General de la Zona Marítima del Estrecho.El nuevo jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general José María Sáenz de Tejada, manifestó ayer que en la actualidad se encontraba muy tranquilo al frente de la Capitanía General de Madrid, ya que apenas hay problemas en la región, y precisó que no había solicitado el cambio de destino. "Acepto el cargo con espíritu de servicio, y sé que cuento con la colaboración y la calidad humana d los mandos y las tropas", señaló Sáenz de Tejada.

Ascanio: grato recuerdo

Por su parte, el hasta ayer jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general Ramón Ascanio, opina que, aunque el Ejecutivo ha decidido relevarlo sin haber alcanzado la edad marcada para el pase a la situación B, "el Gobierno ha hecho lo que estima oportuno y yo guardaré un buen recuerdo del ministro de Defensa y de todos mis colaboradores". Ascanio, que ha estado dos años al frente del Ejército, dijo que en ningún momento se ha sentido solo, pero reconoció que "han sido dos años que pesan mucho, ¿le mucha tensión y de gran responsabilidad". Calificó a su sucesor de "profesional magnífico, claro, y transparente".

Tanto Ascanio como el almirante Suanzes y los otros dos miembros de la, anterior Junta de Jefes recibieron ayer la felicitación pública del Consejo de Ministros por su actuación en estos dos pasados años. Los cuatro han sido distinguidos con la Cruz de Isabel la Católica. Los dos primeros han quedado a disposición del ministro de de Defensa, y serán nombrados en las próximas semanas para un nuevo destino. Ambos continuarán siendo, como el ex presidente Álvaro Lacalle, vocales de los respectivos consejos superiores de los ejércitos.

Por otra parte, el Gobierno ascendió a teniente general a Gustavo Urruti a, primer general que, sin haber participado en la guerra civil, accede al mando de una región militar, en este caso la I (Madrid). Urrutia ocupaba la segunda jefatura del Estado Mayor del Ejército. Durante el 23-F, era jefe del Estado Mayor de la III Región Militar (Valencia), pero Milans lo mantuvo al margen de la operación. El Gobierno también ascendió a teniente general a José Pérez Iñigo y le nombró capitán general de Canarias. Asimismo, ascendió a almirante a José Contreras Franco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de enero de 1984

Más información

  • El Ejecutivo nombra capitán general, por primera vez, a un general que no participó en la guerra civil